Рекламный блок

Su estructura interna. Otras características

Los relativos inespecíficos son cuantificadores indefinidos modificados por oraciones de relativo especificativas. Se trata de palabras compuestas formadas por un relativo y el segmento -quiera, que es compartido por elementos no relativos, como el adverbio siquiera. Son relativos inespecíficos (pronominales o adverbiales) quienquiera, comoquiera, dondequiera (con su variante arcaizante doquiera), adondequiera y cuandoquiera. El inde nido cualquiera, que se estudia en El cuantificador cualquiera, se integra en este paradigma cuando es antecedente de una relativa especificativa, como en cualquiera que desee venir, pero puede usarse también sin relativa, a diferencia de los demás miembros de este grupo: Eso lo sabe {cualquiera ~ *quienquiera}. A continuación se ejemplifican algunos relativos inespecíficos: 

Quienquiera que fuese, quizás ya estaba en la habitación (Mendicutti, Palomo); Pero si el vocablo no tenía más que dos sílabas, comoquiera que fuese o larga o breve la penúltima, esto es, la primera, caía en ella el acento (Luzán, Poética); Había decidido seguirla adondequiera que fuese sin despegarme de ella un solo segundo (Volpi, Klingsor). 

La forma verbal -quiera, que corresponde al presente de subjuntivo del verbo querer, está gramaticalizada. No admite, por tanto, flexión de número y carece de otros rasgos verbales, a diferencia de lo que sucede cuando quiera se usa como verbo pleno. Así pues, el segmento donde quiera en Que vaya donde quiera constituye una relativa libre cuyo verbo es quiera. Admite un sujeto explícito (Que vaya donde su mamá quiera) o un infinitivo (Que vaya donde quiera ir), así como flexión en plural (Que vayan donde quieran). En cambio, el relativo inespecífico dondequiera en Triunfará dondequiera que vaya rechaza la interpolación del sujeto entre donde y quiera, la construcción con infinitivo (*Triunfará dondequiera ir que vaya) y la variación de número en -quiera (*dondequieran). El segmento compositivo -quiera no se escribe hoy separado en estos relativos compuestos. La ortografía actual prescribe, pues, dondequiera que viva (en lugar de donde quiera que viva, variante incorrecta) o cuandoquiera que la encuentre (no cuando quiera que la encuentre). Por el contrario, las combinaciones cuando quiera, como quiera o donde quiera son naturales si no forman relativos inespecíficos: cuando (ella) quiera, que la encuentre

El relativo inespecífico comoquiera se usa hoy en dos construcciones. En la primera, comoquiera que admite una paráfrasis similar a la de los demás relativos inespecíficos: ‘sea cual sea la forma en que’. En estos casos, se construye con subjuntivo: Comoquiera que sea, es lo cierto que estas psicosis funcionales no pueden ser planteadas en sus aspectos etiológicos (Castilla, Psiquiatría 2). En el otro uso, comoquiera que constituye una locución conjuntiva causal. En este caso, admite los dos modos verbales, pero es más frecuente el indicativo: 

Comoquiera que la iglesia del convento estaba completamente desmantelada, los soldados que ocupaban el resto del edificio habían creído que las puertas le eran ya poco menos que inútiles (Bécquer, Leyendas); Comoquiera que las puertas fuesen todas de la mayor seguridad, no se creía prudente establecer centinelas demasiado inmediatas (Larra, Doncel).

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: