Рекламный блок

Presentación y clasificación

Los relativos, interrogativos y exclamativos se analizan conjuntamente en las gramáticas porque presentan rasgos léxicos y morfológicos muy similares, pero también porque en las oraciones a las que dan lugar se hace referencia a una incógnita (o variable lógica) que corresponde al argumento, al adjunto de algún predicado o bien a un atributo. Así, con el interrogativo qué se solicita del interlocutor que identifique el valor de la variable que corresponde al complemento directo de lees en la pregunta ¿Qué lees? En la variante exclamativa ¡Qué lees! aparece la misma variable, pero en este caso se expresa la sorpresa del hablante al identificar su referencia. Por su parte, el relativo que en el libro que lees también introduce una variable, cuyo valor aporta el antecedente (en este caso libro) del que carecen los interrogativos y los exclamativos. Estas palabras no siempre inciden directamente sobre el verbo como argumentos o adjuntos, ya que algunas son determinantes o adverbios que modifican a otras expresiones, como en qué ideas, cuyo precio, cuánta insensatez, cuán veloz, qué bien. Los relativos, interrogativos y exclamativos pueden clasificarse en función de varios criterios, que se expondrán en los apartados siguientes. 

Desde el punto de vista prosódico, los relativos se distinguen por ser voces átonas, mientras que los interrogativos y exclamativos son palabras tónicas, tanto en las oraciones directas como en las correspondientes indirectas. Se obtienen contrastes como ¿Cuándo vienes? ~ cuando vienes; ¡Cómo me gusta! ~ como me gusta. Es tónico, sin embargo, el relativo cual. También lo es quien en cada quien o en quien más quien menos, pero en estas expresiones no es propiamente relativo, sino indefinido. Los relativos que se construyen en las relativas libres o sin antecedente expreso con los verbos tener y haber (No tiene dónde caerse muerto; No tengo quien me ayude; No hay quien pueda con él) pueden ser tónicos o átonos. Los tónicos se tildan, pero los átonos pueden dejarse sin tilde. En el Río de la Plata es tónico, pero no lleva acento gráfico, el relativo el que en secuencias como [...] declaraciones según las que no había ninguna evidencia de que Irán fuese responsable (Página 23/7/2002). 

Desde el punto de vista morfológico, las palabras que se analizan en este capítulo se dividen en flexionadas y no flexionadas. Entre las primeras, algunas tienen flexión de número, como los relativos quien / quienes, cual / cuales y los interrogativo-exclamativos correspondientes: quién/quiénes, cuál/cuáles, así como los relativos inespecíficos quienquiera/quienesquiera y cualquiera/cuales- quiera. El determinante posesivo cuyo y los cuantificadores cuanto y cuánto poseen flexión de género y número. Pertenecen al género neutro los pronombres interrogativo-exclamativos qué ( ¿Qué quieres?; ¡Qué dices!) y cuánto ( ¿Cuánto aprendiste?; ¡Cuánto sabes!), además del relativo cuanto en oraciones como cuanto quieras (en el sentido de ‘cuantas cosas quieras’). Carecen de flexión el relativo que (cosas que se dicen), el interrogativo-exclamativo qué ( ¿Qué calle conviene tomar?; ¡Qué bien canta!) y los adverbios relativos o interrogativos (donde, adonde, cuando, como, dónde, adónde, cuándo, cómo). Cuando los pronombres relativos, interrogativos y exclamativos no manifiestan sus rasgos morfológicos, estos pueden estar presentes de forma encubierta, como muestra la concordancia del sujeto con el atributo en oraciones como Quien esté decidida a dar el paso tiene mi apoyo o en ¿Quiénes de ustedes quedaron contentas? 

Desde el punto de vista sintáctico, las palabras analizadas admiten otras agrupaciones. Algunas representan —por sí solas o con preposición— un argumento o un adjunto, como los pronombres del grupo 1 del cuadro que sigue o los adverbios del grupo 2; otras voces inciden sobre un sustantivo (grupos 3, 4 y 5) o sobre un adjetivo o un adverbio (grupo 6) (Clases transversales). 

Clases sintácticas

Relativos

Interrogativos o exclamativos

1. Pronombres

quien, que, cuanto, «artículo + cual o que»

quién, qué, cuánto, cuál, ant. cúyo

2. Adverbios modificadores del grupo verbal

cuando, como, donde, adonde, cuanto

cuándo, cómo, dónde, adónde, cuánto

3. Determinantes (I)


«artículo + cual»

qué, cuál 
 


4. Determinantes (II)

cuyo

ant. cúyo

5. Cuantificadores del grupo nominal

cuanto

cuánto

6. Cuantificadores del grupo adjetival y adverbial

cuan, cuanto

cuán, cuánto, qué

He aquí algunos ejemplos de los grupos mencionados: 

Grupo 1: quien lo sepa, cuanto diga, la casa en la que vive, dicho lo cual; No sé con cuál quedarme; Preguntóle Amadís cúyo era el castillo (Rodríguez Montalvo, Amadís). Grupo 2: cuando llegues; ¿Dónde murió?; ¡Cuánto te gusta fumar!; El avión no aterrizó donde debía. Grupo 3: qué libro, cuál opción; [...] la cual ama, por mucho que dure, en fin se ha de acabar con el mesmo mundo (Cervantes, Quijote II). Grupo 4: en cuyo interior; Tu dulce habla ¿en cúya oreja suena? (Garcilaso, Poesías). Grupo 5: cuanto capricho se le antojara; ¿Cuántas novelas suyas has leído? Grupo 6: tendido cuan largo era, cuanto más cerca estés; ¡Cuán difícil resulta!; ¿Cuánto más piensas dormir?; ¡Qué lejos estás! 

Desde el punto de vista semántico, los relativos, interrogativos y exclamativos pueden hacer referencia a personas (quien, quién), cosas (lo que, qué), lugares (donde, dónde), maneras (como, cómo), tiempos (cuando, cuándo) y cantidades o grados (cuanto, cuánto). Algunas de estas voces tienen también usos no literales, como en de donde se deduce que..., ya que donde no denota aquí exactamente un lugar. 

Las palabras relativas, interrogativas y exclamativas forman grupos sintácticos. Así, los segmentos de cuyo nombre, a cuantos vecinos, detrás de los cuales o un hermano del cual son grupos relativos que aparecen siempre en posición inicial y desempeñan diversas funciones. Los grupos interrogativos y exclamativos ocupan igualmente la posición inicial de la oración, como en ¿Qué regalo elegirías tú?; ¡Qué regalo tan original has elegido! Sin embargo, los primeros pueden no anteponerse en las interrogativas de eco o confirmativas, que no tienen correlatos exclamativos: ¿Y tú elegirías qué regalo?; ¿Te vas de viaje adónde?, frente a *¡Te vas de viaje adónde! Como en otros casos (Clases de grupos sintácticos. Constitución de los grupos​​​​​​​), el concepto de grupo se extiende a las secuencias constituidas por un solo pronombre o adverbio: Quien antes termine...; ¿Cómo lo conseguiste?; ¡Cuánto me gusta! 

Los relativos, interrogativos y exclamativos que funcionan como argumentos o adjuntos en una subordinada sustantiva pueden desplazarse fuera de su oración. Así, la expresión subrayada es objeto directo de leyera en las tres oraciones siguientes: Me resultó muy interesante el libro que me recomendó tu hermana que leyera; ¿Qué libro me recomendó tu hermana que leyera?; ¡Qué interesante libro me recomendó tu hermana que leyera! No obstante, aparece situada fuera de la oración en la que ejerce su función sintáctica, concretamente al frente de la inmediatamente superior, cuyo verbo es recomendó. En estos casos se dice que el complemento directo aparece desplazado (también elevado o promocionado) a una posición situada al comienzo de la oración principal. Se des- plaza también el complemento directo en Vio muchas noches junto al fuego deseando la compañía de una mujer a la cual pudiera besar (Esquivel, Agua), mientras que en He venido a Salamanca para apoderarme de ella y restituirla a su familia, empresa en la cual espero que me ayudarás (Galdós, Episodios) el elemento desplazado es un adjunto.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: