Рекламный блок

Diferencias en el funcionamiento de relativos, interrogativos y exclamativos

Los relativos se diferencian de los interrogativos y exclamativos en que tienen antecedente. Este puede ser expreso, como en La persona que venga me encontrará aquí, o tácito, como en Quien venga me encontrará aquí, que contiene la misma información. Los relativos que incorporan semánticamente su antecedente poseen dos componentes gramaticales, uno nominal y otro relativo. Se distinguen en las paráfrasis que siguen con los respectivos subrayados: quien ‘la persona que’; donde ‘el lugar en que’; cuando ‘el tiempo en que’; cuanto ‘la cantidad o el grado (en) que’. Todos encabezan relativas libres o sin antecedente expreso. Un subgrupo de estas, las relativas semilibres, son introducidas por el artículo determinado más el relativo que, como en el que llame, las que elijamos, lo que le gusta. 

Las oraciones que forman los relativos suelen ejercer la función de modificadores del sustantivo antecedente, a la manera de los adjetivos, como en la novela que estoy leyendo. Como las relativas libres contienen su antecedente, se asimilan a los grupos nominales (quien lo quiera ~ la persona que lo quiera) y, a veces, a los preposicionales (donde vayas ~ al lugar al que vayas; cuando era estudiante ~ en el tiempo en que era estudiante). Las interrogativas y las exclamativas directas son oraciones independientes (¿Qué estás leyendo?), pero las indirectas son subordinadas sustantivas (No sé qué estás leyendo) y, por tanto, segmentos argumentales. Se suelen considerar también interrogativas o exclamativas indirectas, en lugar de grupos nominales, secuencias como las subrayadas en Tú no sabes la noche que he pasado, de lo peor (Vázquez, Á., Juanita Narboni) y en No te imaginas el cambiazo que estás dando (Aguilera Malta, Pelota). Nótese que si los segmentos subrayados fueran grupos nominales, no podría explicarse el que no se puedan suprimir los fragmentos que he pasado y que estás dando.  

Las relativas permiten la elisión de una parte del grupo verbal. Así, en Haré lo que pueda hacer puede suprimirse el infinitivo hacer, con lo que se obtiene Haré lo que pueda. El relativo que encabeza la construcción pertenece al predicado elidido hacer. El segmento elidido puede ser también una oración con verbo conjugado, como en Se ha de hacer lo que digo (Aridjis, Moctezuma), donde se elide que se haga (en una de las interpretaciones de esta oración). Las subordinadas interrogativas y exclamativas no permiten este tipo de elisión. Así, frente a Me preguntó qué podría hacer, no es posible *Me preguntó qué podría. 

En las interrogativas indirectas truncadas los grupos sintácticos interrogativos pueden ocupar la posición final de una oración: ... pero nunca supo quién; ... aunque ignoraba con qué intención. Estos grupos pueden usarse asimismo como unidades independientes, en el sentido de ‘externas a la oración’: ¿Empezar?... ¡Ah sí... ¿a qué hora? (Santander, Corrido). Tales formas de elisión se dan en las relativas formadas con tener y haber: Quiere irse de viaje y no tiene con quien

A diferencia de los relativos, los interrogativos aceptan términos de polaridad negativa en preguntas retóricas como ¿Cuándo te dije yo nada de eso? (frente a *cuando yo te dije nada de eso). La distinción entre interrogativas totales (¿Vendrá o no?) y parciales (¿Cuándo vendrá?) no tiene correlato en las relativas. Esa asimetría se debe a que la conjunción subordinante si, que caracteriza las interrogativas indirectas, posee varias propiedades en común con los adverbios interrogativos, notablemente la de alternar con ellos en oraciones como No sé {cuándo ~ cómo ~ si} ir. Tampoco tienen correlatos relativos ni exclamativos las interrogativas múltiples, en las que dos o más grupos interrogativos ocupan varias posiciones sintácticas en una misma oración, como ¿A quién corresponde qué asiento?; Recuérdame, por favor, qué le dijo quién a quién. 

Los pronombres y adverbios relativos (o sus grupos sintácticos) pueden aparecer en oraciones de sujeto preverbal, como en lo que Carmen dijo. En cambio, los interrogativos y exclamativos situados al comienzo de la oración imponen la inversión del sujeto: *¿Qué Carmen dijo? ~ ¿Qué dijo Carmen?; *¡Qué cosas la gente dice! ~ ¡Qué cosas dice la gente! Se exceptúa de esta generalización el español hablado en buena parte del área caribeña (sobre todo en las Antillas), especialmente en las oraciones con sujetos pronominales. 

Algunos pronombres relativos parecen funcionar en ciertos contextos como preposiciones, especialmente donde en oraciones como Cree que estoy donde Juan Tomás Díaz (Vargas Llosa, Fiesta) o en Yo qué saco con ir donde su papá o donde la suegra (Caras 14/4/1997), y cuando en Cuando la guerra, tenía doce años (Mastretta, Vida). Algunos autores entienden que no se modifica su naturaleza adverbial en estas secuencias, lo que requiere diversos procesos de elipsis. Los interrogativos y exclamativos carecen de usos similares.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: