Рекламный блок

Interpretación semántica de las relaciones de posesión

La relación de posesión se interpreta contextualmente de muy diversas maneras, casi tantas como admiten los complementos del nombre introducidos por la preposición de (Los complementos del nombre) o, a veces, el verbo tener. Se puede entender en el sentido estricto del término posesión, como en la billetera de Javier > su billetera, pero también en los de pertenencia, inclusión o atribución (la cumbre de la montaña > su cumbre; mi equipo, tu belleza), así como en el de parentesco u otras relaciones sociales (su primo, mis amigos, nuestro vecino). El posesivo puede expresar también relaciones circunstanciales de proximidad o uso ocasional para las que no existen construcciones equivalentes con tener: Hasta las cuatro no sale tu ómnibus; Su butaca está en la fila diez. Tampoco existen correlatos con tener de las construcciones en las que el posesivo representa un argumento de un sustantivo deverbal, sea en la interpretación de agente, propia del complemento subjetivo (Los complementos argumentales en las nominalizaciones) (la traducción de Luis > su traducción; mi decisión, una creación suya), sea en la de paciente, que corresponde al complemento objetivo, como en la traducción del libro > su traducción. A veces se produce ambigüedad entre ambas interpretaciones, como en el desembarco de las tropas > su desembarco, donde puede entenderse que las tropas desembarcaron, o que fueron desembarcadas, o que desembarcaron algo. Si el paciente se manifiesta como un posesivo, el complemento agentivo aparece introducido por la preposición por: la descripción de la pampa {de~por} Sarmiento>su descripción {*de ~ por} Sarmiento. 

Los llamados nombres de representación (Los complementos argumentales del nombre: sustantivos que los admiten​​​​​​​) se construyen con posesivos y con grupos preposicionales encabezados por la preposición de. Cuando el posesivo es un elemento no argumental, suele aludir al dueño de lo designado (mis fotos ‘las que poseo’); si es argumental puede referirse al agente, en el sentido de la persona que obtiene la imagen (mis fotos ‘las que he tomado’), o a lo representado en ella (mis fotos ‘aquellas en las que aparezco’). Cuando concurren el posesivo prenominal y el grupo preposicional, la jerarquía que se aplica es «poseedor o dueño > agente > objeto representado», de forma que el posesivo prenominal aparece más a la izquierda en ella que el grupo preposicional. En efecto, si el posesivo alude al poseedor, el grupo preposicional podrá denotar tanto el agente (su retrato de Picasso ‘su retrato, hecho por Picasso’) como la entidad representada (su retrato de Carlos IV ‘su retrato, en el que aparece Carlos ’), mientras que si el posesivo se re ere al agente, el grupo preposicional denota lo representado: el retrato de Carlos IV de Goya > su retrato de Carlos IV ‘el retrato hecho por Goya en el que aparece Carlos IV’

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: