Рекламный блок

Características fundamentales de los posesivos

Se llaman posesivos los determinantes y adjetivos que expresan posesión o pertenencia, como mi, tu, su, mío, tuyo, suyo. Estas expresiones equivalen con frecuencia a grupos preposicionales introducidos por la preposición de. Pueden, además, coordinarse con ellos (tuyos o de él) o sustituirlos: El perrito era de mi hija > El perrito era suyo. Los posesivos comparten con los pronombres personales el rasgo de persona; de hecho, la forma equivalente a mi o a mío es en muchas lenguas el genitivo del pronombre yo. También se parecen a los pronombres personales en su carácter deíctico (Concepto de deixis). Así, los posesivos mi y mío hacen referencia al que habla; tu, tuyo y, en el trato de cortesía, su, suyo y sus variantes morfológicas, al que escucha; los de tercera persona, su, suyo, se refieren a personas, animales o cosas distintas del hablante y del oyente. Igualmente de forma paralela a como sucede con los pronombres personales, los posesivos pueden ser argumentos, en este caso del sustantivo al que modifican. En efecto, tanto el complemento subrayado en el grupo nominal la construcción de la casa, como el posesivo su en su construcción (en una de las interpretaciones de esta secuencia) denotan aquello que es construido. Las coincidencias con los pronombres han llevado a veces a asimilarlos a esa clase gramatical. Sin embargo, es polémica la naturaleza categorial de los posesivos, ya que otras de sus propiedades, que se analizarán en este capítulo, se asemejan más a las de los adjetivos.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: