Рекламный блок

Sintaxis de los numerales ordinales

Los ordinales suelen aparecer en grupos nominales definidos: el tercer día, aquellos primeros pasos, mi segunda votación. No rechazan, sin embargo, los indefinidos, que sugieren la existencia de una serie abierta, como en una tercera oportunidad, en un primer momento o un segundo intento. Son compatibles con los cardinales. En tal caso son posibles las dos ordenaciones (los dos primeros años, los primeros dos años), aunque es más frecuente la secuencia «cardinal + ordinal»: Escapé milagrosamente después de las dos primeras descargas (Cercas, Soldados); Durante los tres primeros meses, Dionisio se ocupó en contradecir ampliamente mis fantasías (Panero, Lugar). 

La sintaxis de los ordinales se asimila a la de los adjetivos calificativos con más claridad que a la de los cardinales. Es posible, por ejemplo, que los ordinales se pospongan al sustantivo, mientras que los cardinales, si lo son propiamente, aparecen siempre antepuestos (Usos adjetivos y pronominales de los numerales cardinales). Los ordinales también se comportan como adjetivos en expresiones como mi primer sueldo o Ella llegó segunda a la meta (en algunas zonas se añade la preposición de en este uso: Ella llegó de segunda a la meta). Concuerdan, además, en género y número con el sustantivo al que califican: sus primeros pasos, la segunda parte. Cuando los dos componentes de los ordinales compuestos se escriben separados, concuerdan ambos; cuando se escriben juntos, el primer componente no concuerda: vigésima segunda edición alterna, pues, con vigesimosegunda edición y Quedaron décimos terceros, con Quedaron decimoterceros. 

Como en el caso de los cardinales (Usos adjetivos y pronominales de los numerales cardinales), muchos gramáticos consideran que en oraciones como Ya que no hiciste el primer trabajo, haz al menos el segundo, el ordinal que se subraya sigue siendo adjetivo, de forma que modifica a un núcleo nominal tácito. Otros entienden, en cambio, que es pronombre. Aunque los dos análisis pueden aceptarse, el primero, que evita la duplicación de categorías, presenta dificultades ante secuencias como La noche estaba llena de gente; Hubo sin duda un tercer hombre, como hubo un cuarto y un primero (Dolina, Ángel), puesto que si en las expresiones subrayadas se postularan sustantivos tácitos, se diría uno cuarto y uno primero, de forma similar a como se dice Si te gusta el té, tómate uno bien frío. 

Los numerales ordinales se usan como sustantivos en algunas construcciones. Así sucede con los que se refieren a las marchas o velocidades de los automóviles (No metas tan pronto la tercera), a los niveles de escolaridad (alumnos de primero), a carreteras o avenidas, y a otras muchas nociones, variables según los países. Mientras que en gran parte de América se emplean numerales cardinales para designar los canales de televisión (el cuatro, el seis), en España se usan sustantivos ordinales que se refieren al sustantivo cadena (la primera, la sexta). En España son también ordinales los sustantivos que designan las plantas de un edificio: En uno de los segundos exteriores vivía Feliciana, y Fortunata en un tercero interior (Galdós, Fortunata). En secuencias como Los últimos serán los primeros; Que pase el segundo o Siempre eres el último de la clase, se entiende que se hace referencia a contenidos recuperables por el contexto o la situación, lo que permite pensar en usos pronominales o en núcleos tácitos, más que en un proceso de sustantivación plena. 

El ordinal primero puede funcionar como adverbio. Así sucede en Marta llegó primero, frente a Marta llegó primera, donde es adjetivo. Los demás ordinales no suelen usarse como adverbios internos al predicado (*Marta llegó segundo), pero se emplean como adverbios de ámbito oracional para encabezar los elementos de una enumeración: Te podrán decir, primero, de qué vas a morir y, segundo, cuándo vas a morir (Fuentes, Diana). Primeramente es el único adverbio ordinal de uso general en la lengua actual: Primeramente, las golondrinas constatan que el pueblo no prospera, pero que siempre es bello (Ambrogi, Trópico). Los adverbios últimamente y únicamente no se consideran ordinales.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: