Рекламный блок

Los numerales fraccionarios

Los numerales fraccionarios, llamados también partitivos, expresan la fracción o la parte de un elemento o de un conjunto de ellos. Designan, pues, entidades contables: una mitad, dos tercios, tres cuartos. Pueden ser adjetivos, como en la octava parte del pastel, o sustantivos, como en un octavo del pastel. Se describen sus formas en los apartados siguientes. 

El fraccionario medio / media se emplea como adjetivo con sustantivos contables (medio país, media ración) y admite también usos pronominales, como en un kilo de costillas y medio de chuletas. Alterna con el sustantivo mitad (medio país ~ la mitad del país), aunque con nombres no contables se utiliza solamente este último (se dice, pues, la mitad de la arena en lugar de media arena). Los restantes adjetivos fraccionarios modifican al sustantivo parte. Para las fracciones comprendidas entre 1/2 y 1/10 coinciden con los ordinales respectivos (la tercera parte, tres quintas partes, una décima parte), y lo mismo ocurre en centésima parte, milésima parte, millonésima parte. A partir de 1/11 se construyen con la terminación -ava, que se añade a los cardinales correspondientes formando una sola palabra: onceava (parte), doceava (parte), treintaidosava (parte), etc. Algunas de estas formas alternan en el uso partitivo con las de los ordinales: onceava parte ~ undécima parte; doceava parte~duodécima parte; veinteava parte~vigésima parte; treintava parte~trigésima parte. No se considera, en cambio, correcto, como se señala en Concepto y formas, usar los partitivos por ordinales (la onceava vez por la undécima vez). 

Los sustantivos numerales fraccionarios que corresponden a las fracciones 1/2 y 1/3 son, respectivamente, mitad y tercio: la mitad de los libros, un tercio de los asistentes. Para las fracciones comprendidas entre 1/4 y 1/10 se usan los ordinales masculinos, como en un cuarto de la suma total, dos quintos del barril de vino o en Entraremos en el siglo XII con solo un quinto de la población mundial sin penuria (Posse, Pasión). 

Se asimilan a los sustantivos fraccionarios las expresiones complejas que designan porcentajes. Se forman con un numeral cardinal y el complemento por ciento (el veinte por ciento de los alumnos, el diez por ciento de los libros publicados), más recomendable que la variante por cien, rara fuera de España salvo en la expresión el cien por cien, que se emplea en casi todas las áreas lingüísticas con el sentido de ‘la totalidad’. Con este mismo significado se usan también el ciento por ciento y el cien por ciento. Son expresiones fraccionarias, aunque no se correspondan con ningún elemento de la serie de los números naturales, los sustantivos mayoría (la mayoría de los asistentes) y resto (el resto de los candidatos), así como la expresión nominal mayor parte (la mayor parte del petróleo). Son de uso general los sustantivos fraccionarios femeninos décima, centésima o milésima, como en una milésima de milímetro, o en Gradualmente, en décimas de segundo, [...] sus ojos descubrían las cosas que aquella tarde vio alrededor del cuadro (Muñoz Molina, Invierno), pero en ciertas áreas de América alternan estas formas femeninas con las masculinas: Las mujeres tienen los poros abiertos como ventositas y una temperatura siete décimos más elevada que la normal (Girondo, Poemas). La centésima parte de la unidad monetaria se llama, según los países, centésimo, céntimo o centavo. 

Los numerales fraccionarios se combinan con el artículo indefinido (una tercera parte de las cartas, un tercio de los asistentes), con el definido (la tercera parte del total, la mitad de la población), con otros determinantes (esta quinta parte de la obra, nuestra mitad de la herencia), con los numerales cardinales (tres cuartas partes, dos tercios), con los ordinales (las dos primeras [ordinal] quintas [fraccionario] partes) y con modificadores pospuestos (la octava parte de la población, un veinte por ciento de las denuncias). En los apartados que siguen se exponen algunas restricciones a esta combinatoria. 

El adjetivo medio rechaza el artículo indefinido: se dice (el) medio kilo de carne, pero no *un medio kilo de carne. Los demás lo admiten en singular, pero en plural adquieren sentido aproximativo (Los sustantivos numerales colectivos o de grupo), como en Unas tres cuartas partes de los senadores votaron en contra. Con artículo de nido, los sustantivos fraccionarios tercio, quinto, octavo, etc., son de difícil interpretación, a menos que se especifique el todo del que se extrae la parte. Así, para interpretar expresiones como el tercio de la población es necesario un complemento que precise la referencia del segmento que se acota, como en el tercio de la población al que me refería. Ese anclaje contextual no se requiere, sin embargo, en la mitad, la tercera parte o el veinte por ciento de la población. 

Los numerales fraccionarios forman construcciones partitivas. No forman, en cambio, construcciones pseudopartitivas, dado que las partes que designan corresponden a algún todo delimitado: la octava parte de la población, la mitad del alumnado, el veinte por ciento de las denuncias. Se exceptúan las construcciones en las que se comparan cantidades (Se ha presentado un veinte por ciento menos de denuncias que el año pasado) y los numerales fraccionarios con los que se forman grupos nominales de medida (Expresiones nominales​​​​​​​), como en un cuarto de litro de vino. De acuerdo con ello, se recomienda la construcción la mayoría o la mayor parte de los alumnos en lugar de la variante, aparentemente pseudopartitiva, la mayoría o la mayor parte de alumnos, a pesar de la tendencia que hoy se percibe a prescindir del artículo en las expresiones fraccionarias partitivas

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: