Рекламный блок

Tal y tanto como demostrativos

Como se ve en el cuadro de Formas de los demostrativos, el determinante cualitativo tal presenta la variante plural tales, pero carece de distinción de género: tal requisito [masculino] ~ tal condición [femenino]. El neutro tal, de gran vitalidad en la lengua clásica, se suele sustituir hoy por eso o por tal cosa: 

No tienen razón los que tal piensan, ni menos los que tal dizen (Guevara, Reloj); Quién dijera tal después de merced tan subida (Santa Teresa, Moradas); — Luego es cierto ; —No he dicho tal (Mármol, Amalia). 

Aunque tal se considera adjetivo en algunos análisis tradicionales, coincide con los artículos y con los demás demostrativos en que permite que los sustantivos sin complementos ni modificadores se usen como sujetos: Tal personaje nunca será bien recibido aquí. Son hoy raros los usos de tal como pronombre no neutro (o como determinante ante núcleo nominal tácito, según la segunda interpretación de Clases sintácticas a las que pertenecen los demostrativos), lo que da lugar a contrastes como Cometió un error y {este ~ *tal} la llevó a la ruina. No obstante, en la lengua literaria se documenta a veces el uso pronominal de tal en oraciones copulativas: Todos estos hechos se enderezan hacia un mismo fin: el mundo unido por Roma. Tal es la razón misma de la historia (Fuentes, Naranjo). 

No todos los usos de tal son demostrativos, sino solo aquellos en los que alterna con este o ese. Su valor demostrativo suele ser siempre anafórico. Aun así, se registra también en la deixis ostensiva, como cuando alguien señala un cartel electoral y dice: Es increíble que tal personaje se haya presentado a las elecciones. La ex- presión tal personaje significa ‘un personaje como este’. Contiene, pues, la información que aporta el demostrativo este y la conjunción comparativa como, pero también el artículo un, lo que explica el carácter indefinido de tal. Como consecuencia de su naturaleza indefinida, el demostrativo tal no da lugar al llamado efecto de definitud (El efecto de definitud) y puede construirse con haber, sobre todo en contextos negativos: El aficionado solo concurre al estadio cuando está seguro que su equipo será ganador y con la Selección no había tal certeza, por lo bisoño de su proyecto (Hora 30/4/1997). 

Tal no tiene valor demostrativo en las construcciones consecutivas, en las que actúa como cuantificador ponderativo: Tenía tal sueño que me quedé dormido al instante. Se asimila a los adjetivos cuando aparece precedido de un determinante: ¿Has pensado en lo que pueden valer los tales tapices? (Mutis, Maqroll); Contasen del visorey cosas que, por cierto, no era justo decirse en un tal varón (Cieza, Guerras). También se asimila a los adjetivos seguido de un nombre propio. En tal uso suele comportar connotaciones despectivas, como en Lo único importante, que no podés perder de vista, es hacerte amigo de ella y hoy mismo, o mañana, o pasado, sacarle información sobre el tal Alberto (Chavarría, Rojo). 

Se observó en las páginas precedentes que el demostrativo tanto admite la deixis ostensiva, como en No sabía que fumaras tanto, dicho ante una persona que ha fumado varios cigarrillos seguidos, o en No sabía que cantaras tan bien, dirigido a quien acaba de cantar. Posee, además, valor anafórico, como en Luis trabajó toda la tarde, pero Ana no trabajó tanto. En estos ejemplos, tanto (o su forma apocopada tan) se usa como adverbio. Puede construirse también como determinante (tanto esfuerzo) y como pronombre (Yo no necesito tanto). 

Usado como demostrativo, tanto admite paráfrasis con este o ese, al igual que tal, y no pierde enteramente sus propiedades como expresión comparativa. En efecto, el adverbio tanto que aparece en la oración A ella le gusta mucho, pero a mí no me gusta tanto admite la paráfrasis ‘en ese grado’, pero también otras como ‘en un grado similar a aquel en que le gusta a ella’. Dicha idea no está presente, en cambio, cuando tanto no es demostrativo, en particular cuando se usa como cuantificador en las oraciones consecutivas: Tenía tanto sueño que me quedé dormido al instante o ¡Tenía tanto sueño...!, con entonación suspensiva. Favorecen el uso de tanto como demostrativo los contextos negativos (Nunca lo vi tan gracioso), los interrogativos (¿Quién hace tanto ruido?) y los factivos (Siento que estés tan cansada, frente a *Creo que estás tan cansada).

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: