Рекламный блок

Su posición en el grupo nominal

Mientras que el artículo solo aparece delante del nombre, los demostrativos pueden posponerse si precede al sustantivo un artículo definido, como en los muchachos esos; no así en los demás casos: *{unos~varios~dos} muchachos esos. Aunque es menos frecuente, también se documenta el posesivo en esa pauta: Si alguno se te escapa, como tu amigo ese el de la mamacita que se murió, ya te caerá otro (Fuentes, Región). El artículo o el posesivo son en estas construcciones los elementos que permiten la identificación del referente, mientras que el demostrativo aporta tan solo información de carácter localizador. Más que un determinante pospuesto, el demostrativo en posición posnominal constituye un segmento en aposición análogo en cierta medida a un nombre propio (como en mi amigo Justo) o a los adverbios posnominales de otras lenguas (ingl. this man here). Tal estatuto explica el que no admita sustantivos tácitos. Frente a la gente de aquí > la Ø de aquí, o las mesas azules > las Ø azules, no se obtiene la gente esta > *la Ø esta. 

Los demostrativos posnominales suelen ser enfáticos. Expresan a menudo distancia, ironía, menosprecio y otras connotaciones similares, sobre todo ese y este referidos a personas, pero también a cosas, como en el último ejemplo del grupo siguiente: 

Nada que venga de la familia esa —dijo Martina mirando a Pío Cid con mejores ojos— me satisface a mí (Ganivet, Trabajos); Pues como verá es un zaforas el Fernando Malón este, siempre dispuesto a mandar, no se fíe, hay que echarle a la calle (García-Badell, Funeral); a sé que Esther estaba de tu parte y los de la tertulia esa de mis pecados, ídem de lienzo (Delibes, Mario). 

Tales connotaciones no están presentes, sin embargo, en el uso llamado evocador (Significado de los demostrativos), como en los años aquellos. Es más raro, pero no imposible, que estén ausentes de los contextos de deixis ostensiva: ¿Quiere la bata esta? Se va a enfriar (Martín Gaite, Fragmentos). 

El demostrativo convive con frecuencia con otros complementos pospuestos. El orden en que se disponen varía en función de la relación semántica que establezca el complemento con el núcleo del grupo nominal. Así, los adjetivos relacionales y los grupos preposicionales asimilados a ellos se colocan delante del demostrativo: ¿Se acuerda, compañero Rodríguez, del cuchillo cocinero ese, que un día por casualidad se me cayó en la mesa cuando usted estaba almorzando? (Skármeta, Cartero); Por un acaso en la carta de testamento esa ¿no aparece algún otro criado? (Riaza, Palacio). La disposición también está en función de la naturaleza categorial del complemento, de su longitud o del número de modificadores que contenga el grupo nominal. Por ejemplo, las oraciones de relativo y los complementos preposicionales formados con sustantivas se posponen al demostrativo, como en los ejemplos siguientes: 

Ella no se irá; barbotó el tipo aquel a quien ya comenzaba a odiar (Chávez, Batallador); Maximiliano volvió a sentirse atormentado por la idea aquella de que su querida se iba a volver mística (Galdós, Fortunata). 

Cabe decir lo mismo de los grupos adjetivales: A todos los de mi familia, que los han matado ustedes con las bombas esas tan gordas (Arrabal, Arquitecto). En cambio, los adjetivos calificativos sin modificadores pueden anteponerse a los demostrativos, como en ¡Candela, no sabes el efecto que me está haciendo el licor mágico este...! (Alonso Millán, Raya).

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: