Рекламный блок

Los demostrativos en el texto

Los determinantes y pronombres demostrativos muestran los usos fóricos de los que se habló en Tipos de deixis y que se ilustran en los textos que siguen. El demostrativo remite en el primero de ellos a un nombre ya mencionado (relación anafórica), mientras que en los dos últimos se alude a informaciones que se mencionan después (relación catafórica): 

Familiares y amigos del imputado se mostraron recelosos a hablar con periodistas que cubrían la remisión de este (Salvador Hoy 15/11/2000); Tampoco digamos esto: si España se levanta, se levantará erguida y majestuosa (Montalvo, Tratados); Esta fue su respuesta: “Lógicamente, le he manifestado a él mis inquietudes. No podría llegar a tomar una decisión, sin plantearle mis pensamientos previamente (Nación [C. Rica] 6/10/2000). 

Se suele establecer una correlación entre aquel y este cuando los demostrativos se refieren a dos grupos nominales que han aparecido previamente en el texto. Así, aquel se vincula al más lejano y este al más cercano: Alperso el Rojo, y Galbarin el Zarco [...] Aquel nacido en Persia, este en Arabia (Balbuena, Bernardo). 

La relación que se establece entre el antecedente y el demostrativo puede ser de correferencia estricta, pero también son posibles vínculos más laxos, como la llamada anáfora de sentido (Usos deíctico, anafórico y endofórico del artículo determinado), que se obtiene asimismo con el artículo de nido. En efecto, en el texto siguiente no sirve de antecedente al demostrativo tal la palabra familiaridad, que no se ha mencionado, sino cierta acción que se interpreta como gesto de familiaridad: Como mucho era el calor, pidió permiso para ponerse en mangas de camisa, ante el asombro de los demás, desconcertados por verlo penetrar con tal familiaridad (Carpentier, Siglo). El antecedente puede obtenerse también a través de relaciones de hiponimia (Han contratado a un nuevo defensa central. Este jugador...) y de otras semejantes. 

El determinante dicho posee flexión de género y número (dicho/dicha/dichos/dichas). Su origen es el participio homónimo y su significado está próximo al que ofrece la paráfrasis ‘el mencionado’. Como consecuencia natural de ambos, se diferencia de otros demostrativos en que no admite más uso que el anafórico. En efecto, dicho árbol se re ere necesariamente a un árbol mencionado en el discurso previo, mientras que este árbol puede también emplearse de manera ostensiva, es decir, para señalar físicamente un árbol. Los participios citado, mencionado, referido y otros semejantes pueden alternar con dicho en algunos contextos, pero no son determinantes y, por tanto, no se usan sin artículo: Procedieron a talar {dicho ~ el mencionado} árbol. Tiene también uso anafórico la expresión el mismo, que posee variación de género y número (Adjetivo, cuantificador, determinante y pronombre​​​​​​​). Se recomienda, sin embargo, no abusar de ella: Zavala insistió en lo difícil que resulta hoy demostrar la naturaleza ilegal de una importación y de ubicar a los responsables de la misma (Blanco y Negro 4/1/1998). 

El demostrativo más habitual en las relaciones catafóricas es este (o sus variantes de género y número). La oración que contiene el consecuente del demostrativo aparece inmediatamente después en el texto: Puso fin a sus meditaciones con esta frase: “No hay peligro inmediato, y lo que fuere sonará” (Insúa, Negro). Estas relaciones son frecuentes en los contextos de cita, y también en ciertas construcciones atributivas, como La de Mateo era una familia extraña o Tampoco aquella fue una época que yo recuerde con amargura (Chávez, Batallador). 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: