Рекламный блок

La cuantificación flotante

El cuantificador todos forma parte del sujeto en Todos los invitados se fueron ayer, pero puede también aparecer separado de su grupo sintáctico, como en Los invitados se fueron todos ayer (o ... se fueron ayer todos). Estos cuantificadores, situados en diversas posiciones posverbales, se suelen denominar cuantificadores flotantes, y forman parte de las estructuras llamadas de cuantificación flotante. El cuantificador, que tiene en ellas uso pronominal, es correferente con su antecedente, es decir, con el grupo nominal del que se predica (los invitados), y concuerda con él. En opinión de algunos gramáticos se asimilan a los complementos predicativos. 

Los cuantificadores flotantes coinciden con los llamados fuertes en Clases de cuantificadores en función de su naturaleza semántica, es decir, con las expresiones cuantificativas definidas que rechazan los verbos existenciales, especialmente haber: *Hay todos; *Había cada uno; *Sobre este asunto, hay ambas posturas. Pueden ser flotantes, por consiguiente, todo, cada uno, cada cual, ambos y la construcción cuantificativa artículo determinado numeral cardinal (los tres, las veinte). Cabría asimilar a este paradigma la mayor parte, la mayoría, en su mayoría y en su mayor parte. Estas expresiones no tienen sentido universal, pero tampoco son compatibles con haber. Se ilustran seguidamente las estructuras de cuantificación flotante con varios de los cuantificadores mencionados: 

Las sillas estaban todas ocupadas y nos sentamos en la hierba (Montero, M., Capitán); Suben los dos sin decir una palabra (Puig, Beso); Don Adolfo y doña Carlota poseían ambos tierras en Puno (Vargas Llosa, Tía); Las dos amigas se quedaron en silencio, su mida cada una en sus propias reflexiones (Belli, Mujer); Tenía algunas haciendas, pocas, la mayor parte procedentes de bienes nacionales (Clarín, Regenta); Estos intentos de interpretación se publicaron en su mayoría en las páginas de La Prensa (Maeztu, Quijote). 

Los demás cuantificadores no son flotantes. La lengua rechaza, por tanto, construcciones como *Los jugadores estaban muchos desanimados o *Los capítulos del libro contienen varios un pequeño resumen. Estas construcciones no son imposibles si el cuantificador aparece en un inciso (Los jugadores estaban, muchos, desanimados), pero los incisos no constituyen propiamente estructuras de cuantificación flotante. 

Al igual que los complementos predicativos, los cuantificadores flotan tes comparten oración con su antecedente. Este suele desempeñar la función de sujeto, como en el ejemplo Los invitados se fueron todos ayer o en Sus dos hijos habían decidido estudiar cada uno en un lugar diferente, donde el antecedente del cuantificador flotante cada uno es el sujeto tácito del infinitivo estudiar. Los complementos directos o indirectos no suelen aceptar cuantificadores flotantes dentro de su misma oración (*Entregó los informes a tiempo todos; *Pidió ayuda a sus padres a ambos), excepto si estos complementos aparecen bajo la forma de un pro nombre átono, como en Teresa les dio un billete a cada uno (Jodorowsky, Pájaro); Nos espera a los dos. Las estructuras así formadas no son del todo idénticas a las de pronombre duplicado (Pronombres átonos en la duplicación de complementos). En efecto, en la oración A Manolín y a mí nos dieron a cada uno un polvorón que estaba rancio y espachurrado (Mendicutti, Fuego), el pronombre nos reproduce el grupo A Manolín y a mí, mientras que el cuantifica dor flotante a cada uno se agrega como un segmento sintáctico diferente de la construcción de doblado ya formada. Las alternancias del tipo Ella hacía todo ~ Ella lo hacía todo se analizan en La duplicación pronominal​​​​​​​.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: