Рекламный блок

Otros cuantificadores

A los cuantificadores que recoge el cuadro pueden añadirse los que se describen a continuación: 

El cuantificador harto, propio de los registros elevados en el español general, como en a situación era harto anormal (Borges, Libro), y que forma parte de la lengua estándar de varios países americanos. Incide sobre adjetivos (harto curiosa), sustantivos contables (Tiene hartos hijos) o no contables (Gana harta plata), adverbios (Está harto mal) y, en algunas zonas, también sobre verbos: es soban las caras a los santos con una vejiga mojada para que relumbren harto (Carrasquilla, Tiempos). 

Los cuantificadores que se forman por la combinación de algunos de los incluidos en el cuadro con el artículo indefinido, o bien con otros cuantificadores. Es el caso de un poco (cuantificador nominal y adverbial), de las expresiones pronominales y adjetivas unos pocos y unos cuantos y sus variantes en femenino, de algún(o) que otro, con sus variantes en femenino y en plural, y de la expresión adverbial un tanto.

Los numerales. Entre ellos, son los cardinales (diez, once mil) los que se ajustan de manera prototípica a las propiedades de los cuantificadores. No obstante, también son cuantificadores los fraccionarios (medio, la mayoría, la mayor parte, tres quintos, etc.), los distributivos (sendos / sendas) y los multiplicativos (el doble, el triple…). 

Los adverbios siempre y nunca. Cabe agregar un elevado número de expresiones, que se asimilan en buena medida a la clase de los cuantificadores.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: