Рекламный блок

Secuencias de preposiciones

Las secuencias de preposiciones están constituidas por dos palabras de esta clase cuando aparecen contiguas, como en Iba por entre los árboles o en Retirábamos esos [...] de sobre los tapetes almidonados (Tusquets, Mar). El término de una de las preposiciones es a su vez un grupo preposicional, de modo que la secuencia mencionada por entre los árboles no se segmenta en la forma *[por entre] [los árboles], sino en la forma [por [entre los árboles]]. Raramente se combinan más de dos preposiciones en estas secuencias, pero se registran excepciones, como Y dándose a le buscar, le topó que salía braveando de por entre unos frutales (Pineda, Diálogos). 

La segunda de las dos preposiciones que forman las secuencias a las que se alude encabeza un grupo preposicional. Ello excluye de esta pauta las combinaciones de preposiciones que forman parte de una locución adverbial o adjetiva, como en para por si acaso, por de pronto, de a pie, de por medio. Tampoco constituyen secuencias de preposiciones, en el sentido restrictivo en que se ha usado este término, las combinaciones de dos de ellas que se obtienen cuando la segunda pertenece a una oración interrogativa o exclamativa indirecta. Así, en preocupados por con qui‹én se firmaría el acuerdo, el término de la preposición por no es el grupo sintáctico con quién, sino la interrogativa indirecta con qui‹én se firmaría el acuerdo. Lo mismo sucede en los casos en que la segunda preposición encabeza un complemento que se intercala entre la primera y su término, como el subrayado en Sin con esta afirmación querer sentar cátedra, la amistad es lo más importante de la vida. No hay, finalmente, secuencia de preposiciones en la combinación, propia del español europeo, No se pueden gastar bromas con según qué cosas (Trapiello, Días), en la que según forma una locución asimilable a los determinantes (‘ciertos, determinados’). La combinación de ante, bajo, sobre y tras con la preposición de, como en Todos de su voluntad y á porfía unos ante de otros se le ponían delante y libremente confesaban su fe (Granada, Símbolo II) o en Porque también yo soy hombre bajo de potestad, y tengo bajo de mí soldados (Biblia Reina-Valera), se considera arcaizante, a pesar de lo cual se documenta ocasionalmente en textos literarios y en el habla popular de algunas zonas. La preposición más frecuente hoy en este uso es tras, que se emplea con complementos nominales (tras de los cristales), con infinitivos (tras de haber salido de la cárcel) y, sobre todo, con pronombres personales (tras de mí, tras de ti). 

Las secuencias de preposiciones suelen obedecer a ciertas pautas semánticas. Así, en Salió de entre unos matorrales se reconoce la pauta «procedencia + ubicación», en la que de indica la procedencia mientras que la ubicación es expresada por el grupo preposicional entre unos matorrales. Son también ejemplos de esta pauta Y en llegando al aposento salieron por las cuatro esquinas de bajo la cama cuatro carátulas de demonios, con cuatro candelillas en las bocas (Espinel, Marcos de Obregón) y Artemia recoge al nene de con Jovita y sonríe feliz (Hayen, Calle). Esta última combinación es común en México y parte de Centroamérica. Otra pauta frecuente en estos grupos es «vía + ubicación», en la que la preposición por aporta la primera de estas nociones: Una soga puesta por sobre la capucha le tapó la boca (García, A., Mundo). 

La secuencia para con precede a una serie de sustantivos y adjetivos que expresan actitudes favorables o desfavorables hacia algo o alguien: Había conseguido con el dueño de la cantina esta deferencia para con su huésped (Mutis, Maqroll); Ese despiadado desacato para con sus compadres, acaso esconde algo de la fuerza incontrolable de su llama creadora (Díez, Fuente). Con la pauta «de a + numeral cardinal» se forman complementos del nombre con valor distributivo: Se ponen a recoger lentamente, aquí y allá, el picao y las pólizas de a cinco, que habían salido a ver el final (Alonso Santos, Estanquera); Contento aparto a la luz [...] seis billetes verdes de a mil pesos cada uno (Ascasubi, Aniceto). La combinación a por, como en Fue a por agua, general en España, suele considerarse anómala en América. 

 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: