Рекламный блок

Matizaciones sobre algunas preposiciones

Las preposiciones cabe ‘junto a’ y so ‘bajo’ se sienten ya desusadas en el español actual y solo aparecen esporádicamente en los textos literarios. Aun así, so forma parte también de unas pocas locuciones, como so pena de, so pretexto de, so color de y so capa de: Duermen en ellas so capa de su cercano parentesco (Morón, Gallo). Las preposiciones durante y mediante eran, en su origen, los participios de presente de durar y mediar, y concordaban en número con el elemento del que se predicaban: En la viudez las obligan a penitencia, y no sin razón, que ellas, durantes los días de su matrimonio, cometieron pecados por que deban penar (Pineda, Diálogos); Pues oyan atentos los que se admiraron / e de tales casos fizieron mençión, / ca non será menos la mi narración, / mediantes las musas, que a ellos guiaron (Santillana, Comedieta). Aunque queda algún resto de este uso (por ejemplo, en la expresión lexicalizada Dios mediante), las dos palabras han perdido en el español actual su concordancia, su movilidad y su acento, y se han integrado en la clase de las preposiciones. En cuanto a la preposición 'hasta', se distingue del adverbio hasta ‘incluso’. Cuando es preposición, los pronombres personales que introduce aparecen en caso oblicuo (Llegaron hasta mí), mientras que el adverbio hasta se puede anteponer a pronombres en caso recto (Hasta yo comí) y a otros segmentos difícilmente compatibles con la preposición (Hasta duerme de pie). 

La partícula pro significa aproximadamente ‘en favor de’: Una serie de grupos pro defensa de los animales han denunciado las creaciones de Hirst como innecesariamente crueles (Vanguardia [Esp.] 30/11/1995). Aunque considerada preposición por algunos gramáticos, está más cerca de los llamados prefijos separables (Propiedades sintácticas de los prefijos). Rechaza, en efecto, los grupos nominales definidos: *pro la defensa de los animales. Aunque en la escritura se registra la grafía unitaria (prorreelección) o con guion intermedio (pro-reelección), es más habitual la opción en la que pro se separa gráficamente de la palabra sobre la que incide: Pero antes de que eso ocurra, las fuerzas pro reelección quieren estar seguras de obtener los votos necesarios (Clarín 15/1/1997). Cuando precede a un adjetivo se escribe como una sola palabra: Algunos congresistas progubernamentales, señaló la fuente, podrían proponer una Ley de Amnistía (Proceso [Méx.] 29/12/1996). 

La preposición según significa aproximadamente ‘conforme a’ o ‘de acuerdo con’ (según la ley), pero también ‘en función de’ o ‘dependiendo de’ (según quién venga). En relación con las demás preposiciones, posee varios rasgos peculiares. En efecto, es la única preposición tónica del español, rechaza el caso oblicuo (según tú, no *según ti) y no admite la alternancia entre grupos nominales y subordinadas sustantivas que suelen admitir otras preposiciones. Junto a alternancias como sin la ayuda ~ sin que llegue la ayuda, no se obtienen otras del tipo de según la ley ~ *según que dice la ley. Cuando según introduce oraciones de verbo finito, no puede considerarse preposición: según dice la ley (cf. *sin lo sabe Iván; *para ahorremos, etc.). Algunos gramáticos consideran conjuntivo este uso de según, pero otros entienden, como se hará aquí, que corresponde más bien al paradigma de los adverbios relativos, al igual que como en como dice la ley. La partícula según se comporta como otras preposiciones en otros aspectos; por ejemplo en su capacidad para introducir interrogativas indirectas (según quién sea enviado) y formar grupos relativos: Tengo firmado un convenio con mis primos según el cual me comprometo a entregarles cuatro quintas partes de la herencia (Ibargüengoitia, Crímenes). 

La preposición latina versus 'hacia' se ha reintroducido recientemente en español a través del inglés. Equivale hoy a contra en unos contextos y a frente a en otros, partículas que se consideran preferibles. Casi todos los usos documentados de versus (o de su abreviatura vs.) se atestiguan en registros especializados, como el periodístico o el científico: 

Moralidad versus inmoralidad. Es bastante frecuente que el psiquiatra haya de toparse con problemas morales que el paciente le suscita (Castilla, Psiquiatría 1); Se encuentran varias importantes divisiones en la sociedad guatemalteca, incluyendo la clase social, la raza, lo urbano vs. lo rural, lo militar vs. lo civil (Hora 28/2/1997). 

La preposición vía procede de un sustantivo e introduce, en su sentido estrictamente físico, el lugar por el que se pasa o en que se hace escala en un desplazamiento: Juraría que es el mismo tren que antes iba a Toulouse vía Port-Bou (Marsé, Embrujo). En la lengua de la política, la jurisprudencia, el periodismo y en otras manifestaciones escritas propias de los registros formales se ha extendido el uso de vía a los complementos nominales que no designan lugares: Varios bancos privados están interesados en comprar los bonos del Tesoro Nacional vía la Bolsa de Valores (ABC Color 11/12/1996). Aunque tales usos no son incorrectos, se considera preferible sustituir en ellos vía por expresiones equivalentes, como mediante o a través de. Se está generalizando asimismo, en casi todos los registros mencionados, la construcción «por vía + adjetivo», como en un rescate por vía aérea. 

Se asimila indirectamente a las preposiciones el adverbio relativo donde cuando se usa en el sentido de ‘en casa de’ o ‘en el establecimiento de’ y otros análogos: Pocas borracheras había en Santa Inés que no se hubiesen fraguado donde Belisario (Ayerra, Lucha). Es similar el uso de cuando en cuando la guerra, y de Se usa como almacén (El relativo como y el interrogativo-exclamativo cómo). En cambio, no suelen considerarse preposiciones las partículas excepto, menos, salvo, que se asimilan más bien a las conjunciones, ni tampoco incluso, no obstante y sin embargo, que son adverbios o locuciones adverbiales. Aun así, no obstante se asemeja al antiguo uso de mediante en que parece constituir el predicado de una cláusula absoluta en construcciones como Y allí se desencadenó sobre nosotros un temporal que justifica el fracaso de los persas, no obstante su poderío temible (Mujica Lainez, Escarabajo). Hoy día se asimila a las locuciones preposicionales en este uso, en el que no muestra concordancia de número y alterna con a pesar de.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: