Рекламный блок

Interjecciones seguidas de oración

Forman este tipo de construcción las interjecciones ojalá y así en expresiones como ¡Ojalá (que) llegue a tiempo! o ¡Así se muera! Son consideradas adverbios por algunos autores. La interjección vaya admite subordinadas encabezadas por que en el español de muchos países americanos, como en El novio sí llegó, ¡vaya que había llegado! (Esquivel, Agua). La variante con vaya si adquiere sentido cuantificativo y se emplea tanto en el español europeo como en el americano: ¿Quié‹n ha dicho que so‹ñar no cuesta? ¡Vaya si cuesta! (Alberto, Eternidad). Se registra también la variante vaya que si para afirmar enfáticamente, como en Maya que si fuimos buenos amigos (López Páez, Herlinda), y vaya que no para rechazar algo de modo categórico, tanto con oración como sin ella: No lo conocer| usted. [...] Maya que no… Ji he estado allí… (Cabal, Briones). 



Introducen también oraciones encabezadas por la conjunción que las interjecciones caramba, claro, pucha o toma, entre otras (algunas de ellas, restringidas a ciertas áreas lingüísticas). Varias interjecciones de este grupo coinciden con vaya en asumir el papel gramatical de los cuantificadores, de forma que inciden sobre algún componente interno del predicado, como en ¡Cuidado que tienes talento! (Valle-Inclán, Corte), esto es, ‘Tienes mucho talento’. Lo mismo ocurre en ¡Mira que eres bobo!, es decir, ‘Eres muy bobo’. 



 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: