Рекламный блок

Interjecciones seguidas de grupo nominal o de grupo preposicional

Cuando un grupo nominal sigue a la interjección, este puede interpretarse de diversos modos: en primer lugar, como un vocativo (La interjección entre los enunciados exclamativos), como en Oh, hermanito, cómo te he echado de menos (Wolff, Kindergarten). En segundo lugar, el grupo nominal puede interpretarse como el segundo miembro de una unidad léxica compleja yuxtapuesto a la interjección y restringido léxicamente (¡Oh cielos!; ¡Oh maravilla!; ¡Oh sorpresa!). Por último, el grupo nominal puede considerarse como un término (no restringido léxicamente) análogo en cierto sentido a los que introducen las preposiciones y las conjunciones: ¡Adiós mis vacaciones!; ¡Ah la juventud!; ¡Huy el auto! Este término nominal alterna a veces con complementos preposicionales, como en ¡Adiós mis vacaciones! ~ ¡Adiós a mis vacaciones! 



Hola, adiós, gracias y unas pocas interjecciones más pueden introducir complementos encabezados por la preposición a, como en Adiós a los textos, yo ya había vendido los míos para comprar tabaco (Donoso, Pájaro). Venga (¡Y venga a cotorrear!) y vuelta (¡Vuelta a explicárselo!) se construyen de igual modo para expresar repetición o insistencia, aunque la última admite también la preposición con (¡Vuelta con la misma historia!). Las interjecciones ay y ah forman grupos interjectivos con la preposición de: ¡Ay de los países que necesitan héroes! (Tiempos 23/1/1997). También se combinan con de algunas interjecciones de origen nominal: ¡Lástima de comida desperdiciada! La preposición con encabeza asimismo grupos sintácticos que complementan a las interjecciones, como en ¡Caray con tanto misterio! (Cela, Colmena). Además de caray, la eligen anda, caramba, cuidado, dale, guambia (en el Uruguay), guarda (en las áreas andina y rioplatense), hala, jolín o jolines, joroba, ojo u ojito, toma o tomá, vaya, velay, y otras malsonantes como joder(se).

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: