Рекламный блок

Clases de interjecciones atendiendo a su significado

Desde el punto de vista semántico, las interjecciones se suelen agrupar en dos grandes clases: las apelativas o directivas y las expresivas o sintomáticas. Las primeras están orientadas hacia el oyente, es decir, se dirigen a un destinatario con intención de moverlo a la acción o provocar alguna reacción emocional en él, pero también con alguna función social, como en saludos, despedidas, brindis, etc. Las interjecciones expresivas se orientan hacia el hablante, en el sentido de que manifiestan sus sensaciones, sentimientos y otros movimientos de su ánimo. 



Algunas interjecciones se utilizan como apelativas en unos contextos y como expresivas en otros. Asimismo, ciertas interjecciones (eh, ajá) se usan a veces como recursos dirigidos a resaltar o enfatizar el mantenimiento de la comunicación con el interlocutor (uso fático del lenguaje). En la elección de la interpretación adecuada pueden intervenir decisivamente las modulaciones tonales, los alargamientos o los cambios acentuales, como en el caso de anda, hala, hombre o venga. El carácter polivalente de gran número de interjecciones hace que se admitan en muy variados entornos discursivos, lo que plantea el problema de determinar los valores primarios que les corresponden. Esta capacidad adaptativa no implica, sin embargo, que su significado sea vago o que cualquiera de ellas pueda mostrar el significado de las demás. No es posible, por tanto, concebirlas como meros comodines expresivos.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: