Рекламный блок

Aspectos fónicos y gráficos

Las interjecciones se suelen pronunciar con una línea tonal y una intensidad características. Algunas alternan la entonación exclamativa y la interrogativa: ¡Eh, tú! frente a ¿Eh? ¡Qué cosa más rara! Otras sufren cambios acentuales: se usa hala, con pronunciación llana, para incitar a la acción, pero se pronuncia como palabra aguda cuando se expresa sorpresa o asombro (uso más frecuente en España). Alternan asimismo jope y jop‹é. Aunque ojalá se pronuncia a veces como palabra llana y —más frecuentemente— como esdrújula, se consideran incorrectas las variantes gráficas ojala y ójala. Como sucede en el caso de hala, es frecuente que las variaciones prosódicas conlleven cambios en el significado. 



Se llaman interjecciones propias las que no provienen de otras clases de palabras. Muchas de ellas son monosilábicas (ay, bah, hum, huy, oh). Presentan particularidades fonéticas que raramente aceptan otras voces, como la consonante /f/ en posición final que aparece en puaf, puf o uf. En algunos casos la grafía de las interjecciones es variable, ya que responde a diversas necesidades expresivas y literarias: puaff, puff o uff. Las onomatopeyas comparten con las interjecciones su marcada tendencia al monosilabismo (brum, cling, glu, plof, tac) y la presencia ocasional de combinaciones consonánticas rechazadas por el español (bzzz, crash, ring). La forma gráfica de ambas muestra asimismo numerosas variantes, entre otras las que resultan de reflejar en la escritura el alargamiento de vocales y consonantes. Las onomatopeyas constituyen una manifestación del fonosimbolismo, fenómeno que establece un vínculo directo entre los sonidos y las impresiones que pueden causar en quien los percibe. 



Al igual que las interjecciones (La interjección entre los enunciados exclamativos), numerosas onomatopeyas aparecen frecuentemente reduplicadas o iteradas: ¿Locos de amor? ¡Ja ja! ¡Je je! ¡Ji ji! (Quintero, E., Danpa). Son varias, incluso, las que solo se usan repetidas (bla, bla, bla). Constituyen una clase especial las onomatopeyas que se forman duplicando la misma sílaba con diferentes vocales: ding dong, pim pam, plis plas, tictac, zis zas.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: