Рекламный блок

Aspectos formales e interpretativos

La conjunción copulativa más característica es y. Esta conjunción toma la forma e cuando precede a palabras que empiezan por i- o hi- (Fernando e Isabel; madre e hija), salvo cuando constituyen el comienzo de un diptongo: matas y hierbas (no matas e hierbas). La conjunción y puede coordinar grupos sintácticos considerablemente distintos. Cuando los elementos coordinados son varios, suele preceder solo al último, como en Escribe, pinta y dibuja, pero se interpreta entre todos los miembros la misma relación gramatical. Si en los casos de coordinación múltiple se omite la conjunción, se produce asíndoton. Se trata de una forma de yuxtaposición que a menudo deja la enumeración en suspenso. Es recurso frecuente en la lengua literaria, como en Acude, corre, vuela, / traspasa el alta sierra, ocupa el llano (León, Poesía), pero también se registra en el habla cotidiana: Sales por la noche los viernes, los sábados, los domingos... ¿Cuándo estudias, hijo? Se llama polisíndeton la figura retórica que consiste en repetir la conjunción ante cada miembro coordinado. Es un recurso enfático, particularmente frecuente en la lengua literaria: Y luego el director, y el iluminador, y el escenógrafo. Y un ambiguo jovenzuelo que no me saca los ojos de encima [...] (Benedetti, Orilla). 

El resultado de coordinar dos o más grupos nominales mediante una conjunción copulativa es un grupo sintáctico que tiene las propiedades de una expresión nominal con rasgos de plural, lo que se manifiesta en la concordancia con verbos y adjetivos: Laura y Claudia juegan juntas. También se revela esta propiedad en la relación anafórica o catafórica con los pronombres: Ni a su hijo ni al mío les gustan las películas de terror; Necesitaba tanto un sillón de ruedas como una mesa de reuniones con los que amueblar su oficina. 

Combinados con grupos nominales en plural, los predicados que se construyen con grupos coordinados pueden tener interpretación distributiva o interpretación colectiva. En la interpretación distributiva se atribuye a cada uno de los componentes de la coordinación el significado del predicado. Así, la oración El periódico y el desayuno están sobre la mesa no contiene el segmento El periódico está sobre la mesa, pero esta información se deduce o se infiere porque el significado del predicado están sobre la mesa se desdobla y se aplica distributivamente a cada uno de los elementos que componen su sujeto. A falta de indicaciones léxicas o sintácticas, o de razones extralingüísticas, la mayor parte de los predicados con sujetos o complementos coordinados se interpretan, por defecto, distributivamente. 

Un numeroso grupo de predicados, sin embargo, se interpreta de forma colectiva (también llamada conjunta o acumulativa), en lugar de distributiva. Así, la oración Los alumnos y las alumnas suman cuarenta no puede desdoblarse en Los alumnos suman cuarenta y las alumnas suman cuarenta. Los predicados de naturaleza colectiva se suelen llamar simétricos y se caracterizan por predicarse de grupos, manifestados mediante plurales o elementos coordinados. Entre estos predicados se encuentran verbos (atar, casarse, conectar, conversar, divorciarse, juntar, mezclar, negociar, unir), adjetivos (adyacente, antónimo, coincidente, compatible, común, contemporáneo, diferente, igual, incompatible, lejano, paralelo, próximo, simétrico) y sustantivos (adversario, amigo, compañero, competidor, cónyuge, cuñado, enemigo, pariente, socio, tocayo). Son menos numerosos los adverbios o las locuciones adverbiales que pertenecen a este grupo (al lado, cerca, conjuntamente, de acuerdo, en colaboración, en contacto, en desacuerdo, en relación, lejos). De las preposiciones, solo entre pone de manifiesto las propiedades características de los predicados simétricos. 

El adverbio respectivamente garantiza la distribución ordenada de las relaciones predicativas, como en Miguel, Luis y Marina han estudiado Matemáticas, Derecho y Física, respectivamente. La ausencia del adverbio respectivamente podría provocar ambigüedad, ya que cabría asignar las acciones descritas a varios individuos a la vez. 

Usada al comienzo de un período, la conjunción y se interpreta como marca de enlace extraoracional con lo dicho o pensado anteriormente. En comienzo absoluto se emplea para abrir discursos o para encabezar réplicas. Su valor de enlace copulativo se atenúa en estos contextos y las expresiones que introduce pueden expresar reticencia, ironía o contrariedad, entre otras nociones: ¡Y qué sórdida me resulta desde aquí Inglaterra! (Villena, L. A., Burdel). También se expresan valores distintos de la pura adición cuando se coordinan unidades léxicas idénticas, generalmente nombres y verbos escuetos o sin modificadores. Los grupos así formados adquieren un valor cuantitativo, como en Sacaron sacos y sacos de escombros (‘muchos sacos’). Es igualmente común la expresión más y más con el sentido de ‘cada vez más’, como en […] alejándose como un conejo, más y más arriba (Dorfman, Nana). Por otra parte, se forman grupos sintácticos nominales y preposicionales estereotipados con ciertos sustantivos, como hombres y mujeres, ricos y pobres y otros similares que sugieren formas de cuantificación universal. Expresan, pues, significados próximos a ‘todo el mundo’ o ‘todos sin excepción’: Trato y conversación he tenido con gente sabia, eclesiásticos y seglares, latinos y griegos, judíos y moros (Fuentes, Naranjo). 

El orden en que se disponen dos o más oraciones coordinadas puede reproducir linealmente el orden en el que se producen los sucesos, como en Cerró el paraguas y entró en la casa, frente a Entró en la casa y cerró el paraguas. Sin embargo, cuando uno de los dos predicados coordinados no expresa un suceso, sino una situación o un estado de cosas, no se obtiene la interpretación temporal, sino la adversativa (Tenía examen y no recordaba nada), la ilativa (Estaba cansado y me acosté) o la condicional, frecuente con los imperativos retóricos: Cásate y serás feliz

El adverbio así unido al relativo como da lugar a una de las pocas locuciones conjuntivas coordinantes, así como: El primero alude [...] a recientes estudios sobre las aplicaciones del hidrargirio y de los nuevos espejos, así como a la piedra filamentosa (Sampedro, Sirena). No obstante, el hecho de que alterne con además de podría poner en tela de juicio su naturaleza conjuntiva. Suelen considerarse conjunciones copulativas las partículas más y menos cuando expresan, respectivamente, adición y sustracción de cantidades u otras magnitudes: Cuatro (el mes en que nos conocimos) más tres (los años que la amo) son siete (Peri Rossi, Solitario); El índice nacional de ahorros netos - definido como la producción nacional total menos lo que consumen las familias y el Gobierno— fue de un prometedor 9.1% (Excélsior 18/9/1996). Existe una relación estrecha entre este uso de menos y el de esta misma conjunción como partícula exceptiva. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: