Рекламный блок

Semejanzas entre participio y adjetivo

Además de la flexión de género y número, muchos participios comparten con los adjetivos un buen número de estructuras sintácticas por el hecho de ser ambos elementos predicativos: unos y otros pueden ser modificadores del nombre, como en la variedad de petróleo más {vendida ~ cara}; atributos en las oraciones copulativas, como en Estaba {roto ~ nuevo} (> lo estaba, en ambos casos; recuérdese El participio y las clases de verbos, al final), o complementos predicativos: Acabó {arrepentido ~ loco}; Hallaron {escrita ~ insuficientes su dimisión. Participios y adjetivos aparecen también en las construcciones preposicionales en las que se admiten complementos predicativos: con las botas {puestas ~ sucias}. Los participios comparten, asimismo, con algunos adjetivos la capacidad de formar oraciones absolutas: una vez {llenado ~ lleno} el recipiente. Los verbos semicopulativos se construyen con participios y con ciertos adjetivos, en las condiciones restrictivas: Quedó {destruido ~ blanco}. 

El participio muestra mayor afinidad con unos adjetivos que con otros. En efecto, los participios están especialmente cercanos a los llamados adjetivos perfectivos o resultativos, como contento, enfermo, harto, junto, lleno, maduro, seco, tenso y otros similares relacionados con raíces verbales. Todos expresan estados que son resultado de un proceso, lo que les permite formar construcciones absolutas: Una vez lleno el vaso, ...; Ya madura la decisión, ...; Enferma de párkinson su mamá, ... Aun así, algunos adjetivos que denotan propiedades episódicas o transitorias (Adjetivos de nivel individual y adjetivos episódicos) no poseen vínculo morfológico con los verbos y se admiten en oraciones absolutas, como en Una vez sola, abrió la carta. Muchos de los adjetivos que ponen de manifiesto dicho vínculo proceden de los antiguos participios truncados o truncos. Estos participios no terminan en -ado y tienen su acento en la raíz verbal, como corto, harto, junto, lleno, suelto: Fueron las paredes llenas de tierra (Alfonso X, General Estoria I), que equivale a «Fueron llenadas de tierra»; Fue suelto de la cárcel (Alemán, Guzmán I), es decir, «Fue soltado de la cárcel», etc. Se conservan muchos de ellos como adjetivos (corto, harto, junto, lleno), a veces con distribución geográfica irregular: abrigo («abrigado»), calmo («calmado»), canso («cansado»), colmo («colmado»), fallo («fallado»), nublo («nublado»), pago («pagado»), pinto («pintado, con manchas»), quisto («querido»), quito («quitado»), etc.: 

Así que un servidor les da las buenas noches y se retira pero pitando. Estoy pago, ¿no, tú? (Sánchez Ferlosio, Jarama); Echen ustedes a la suerte cuál de los dos diserta sobre ese negozuelo, porque yo estoy ya canso de recuerdos y de temores (Suárez, Sueños); En su estado de salud, con su desajustado corazón fallo, no resistiría mucho tiempo aquella racha de miedo que iba a caer sobre él (Uslar Pietri, Oficio). 

Como formas verbales que son, los participios heredan con mayor regularidad que los adjetivos los complementos preposicionales de los verbos (una cantidad dividida entre cuatro). No obstante, esos complementos también se transmiten en ocasiones a los adjetivos (una cantidad divisible entre cuatro). Algunos de los terminados en -ble introducen complementos preposicionales paralelos a los complementos indirectos que pueden incidir sobre el participio: Esta nueva especie de esclavitud vence la vida de los hombres y es transmisible a sus herederos (Rivera, Vorágine). Los adjetivos terminados en -ble no rechazan tampoco el complemento agente: Pero que es veraz y, por tanto, utilizable por el historiador (Tusell, Historia); Je agotar|n los procedimientos pacíficos para llegar a un arreglo que sea aceptable por ambas partes (Tiempos 28/1/1997), en lo que coinciden con los participios. 

Los adverbios que expresan contenidos relativos al tiempo o el aspecto son esperables con la mayor parte de los verbos, y por tanto también con los participios. No resultan imposibles, sin embargo, con los adjetivos, aunque de forma más restringida: un jugador todavía convaleciente, soluciones informáticas hasta hace poco imposibles, guías ya inservibles, un pariente enfermo desde hace años, empleados raramente satisfechos. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: