Рекламный блок

Gerundios con sujeto tácito

Cuando el gerundio tiene sujeto tácito se interpreta que la acción, el estado o el proceso que el gerundio expresa se atribuyen a alguna entidad, generalmente ya mencionada. Suele ser la denotada por el sujeto del verbo principal, como en Me entretuve ordenando papeles o en El conserje, creyendo que la bolsa estaba vacía, la dejó allí. Así pues, el conserje es en el segundo ejemplo el sujeto de dejó, pero también el antecedente del sujeto tácito de creyendo. Otras veces, el antecedente del sujeto tácito del gerundio es el complemento indirecto del verbo principal, sobre todo con ciertos verbos de pensamiento y afección psíquica, como en Se le ocurrió la solución paseando; Se te saltaban las lágrimas abrazándola. En las pasivas e impersonales es frecuente que sea el agente (expreso o sobrentendido) el que proporciona dicho antecedente: Una radiación que fue descubierta por Curie investigando otros problemas; Solo se descubrirá al ladrón tendiéndole una trampa. El antecedente del sujeto tácito del gerundio puede aparecer, finalmente, en el discurso previo (Depende de las lámparas. Siendo buenas, no hay problema) o bien debe recuperarse median-te inferencias diversas (Moviendo así el brazo, el tratamiento no va a servir). Sobre el complemento directo como antecedente del sujeto del gerundio o del infinitivo, véase El infinitivo con verbos de percepción y causación

El sujeto tácito del gerundio puede recibir una interpretación inespecífica cuando no se recupera su contenido del contexto discursivo, sino que se deja indeterminado, como en El niño solo se dormía cantándole una nana, donde no se especifica quién canta. La interpretación inespecífica es frecuente en las oraciones impersonales (Hay que resolver los problemas abordándolos fríamente) y en las pasivas reflejas (Los macarrones se sirven espolvoreándolos con queso parmesano). 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: