Рекламный блок

Elección del modo con las conjunciones subordinantes

Muchas conjunciones subordinantes introducen contextos de alternancia modal, pero son también numerosas las que fuerzan la aparición de un único modo, sea indicativo o subjuntivo, en función de su significado. 

La conjunción condicional si se construye con indicativo y con algunos tiempos de subjuntivo: cantara, hubiera o hubiese cantado y cantare, este último prácticamente desaparecido. En cambio, fuerzan la aparición del subjuntivo las restantes conjunciones y locuciones conjuntivas condicionales (como, con tal (de) que, a condición de que, a no ser que, a menos que, etc.), como se ejemplifica a continuación: 

Tú, Carlitos, como vea yo que estás averiguando quién es la más rica del pueblo, te doy una patada en donde te deje soltero para toda la vida (Fernán Gómez, Miaje); Con tal de que no sea de verdad una cosa grave (Rulfo, Pedro Páramo); Daría una gratificación de diez mil soles a su madre a condición de que el muchacho fuera cura (Vargas Llosa, Tía); Era absolutamente necesario esperar, a no ser que quisiera volverme loco (Benítez, Caballo); Él sabe que esa atención no durará, a menos que diga algo inteligente (Quesada, Banana). 

Cuando al significado durativo añaden el condicional, se construyen también con subjuntivo mientras, siempre que, siempre y cuando: Mientras haga bien su trabajo, no habrá problemas; Estoy dispuesto a ir, siempre que me avise a tiempo; Sufriendo se entienden las personas, siempre y cuando no sea el sufrimiento agudo, sino crónico (Pombo, Metro). 

Las partículas salvo y excepto se suelen situar hoy entre las conjunciones subordinantes y pueden construirse con término oracional (salvo que..., excepto que...). Introducen alguna excepción a la generalización establecida en el contexto anterior o posterior a ellas, entorno que suele determinar el modo de la subordinada sustantiva con la que se construyen. Así, se elige el indicativo en Miedo de que no sé nada de ti, excepto que me puedes perder (Millás, Desorden) porque la subordinada depende del verbo saber. Ambas conjunciones se usan en subjuntivo cuando tienen el sentido de «a menos que»: Ahora no hay mucha demanda, señorita, salvo que usted quiera trabajar fuera de Madrid (Cela, San Camilo); No se puede llevar a cabo la detención de este sujeto, excepto que sea en casos muy especiales (Siglo 29/5/2001), pero también cuando admiten paráfrasis en las que se niega el contenido de las proposiciones que introducen: Confesó todo, salvo que hubiera matado al mayordomo (es decir, «No confesó que hubiera matado al mayordomo»). 

Entre las partículas temporales, el adverbio relativo cuando (Inductores modales en las subordinadas relativas), la conjunción mientras (en el sentido de «durante el tiempo en que») y las locuciones conjuntivas siempre que, una vez que y luego que admiten ambos modos, pero rechazan el futuro de indicativo y el condicional: No tendrás problema mientras {*vivirás ~ vivas} allí; Ce dijo que no tendría problemas cuando {*viviría ~ viviera} allí. Alternan así el indicativo en Luego que salió de la cárcel fue a ver a su esposa (Fernández Lizardi, Periquillo) y el subjuntivo en Luego que salga, le daré las buenas noches y me marcharé (Galdós, Episodios). Al igual que en otros casos, el subjuntivo requiere un inductor modal de valor prospectivo, como el imperativo: Respóndeme siempre que puedas (Gala, Invitados) o el futuro: Una vez que sean aceptados, ya no correrá usted ningún peligro (Mármol, Amalia). De modo similar se comportan a medida que, conforme y según: Conforme vayas repitiendo las palabras que yo diga, te irás quedando dormida (Rulfo, Pedro Páramo). Las subordinadas que complementan al adverbio antes se construyen siempre con subjuntivo: antes de que {*amanece ~ amanezca}, pero en las temporales con después alternan los dos modos. Si se alude a una situación futura se usa el subjuntivo, mientras que si se describen hechos presentes o pretéritos es posible también el indicativo, sin diferencia apreciable de significado entre ambas variantes. En estos contextos es más frecuente el indicativo en el español americano: Los caliés se llevaron a Manuel esta madrugada, poco después de que saliste de allá (Vargas Llosa, Fiesta). El subjuntivo, también registrado en América, es la opción mayoritaria en el español europeo: Más de un siglo después de que mi bisabuelo fuera abandonado en la inclusa, conserva intacto el dolor de la injuria (Muñoz Molina, Jinete). 

Entre las conjunciones que encabezan las oraciones concesivas, eligen indicativo a sabiendas de que, y eso que, si bien y con lo que. Se construyen con subjuntivo así (así me lo pidas de rodillas), mal que (mal que me pese) y a riesgo de que. El subjuntivo es también el modo más frecuente en las construcciones discontinuas por mucho... que, por muy... que y por más... que ( por muchos libros que lea, por muy alto que sea, por más lejos que esté). Aceptan ambos modos aunque y las locuciones preposicionales pese a y a pesar de. Las diferencias en la elección del modo en las prótasis concesivas dependen del tipo al que pertenezcan. Las prótasis hipotéticas equivalentes a «en el supuesto de que» se construyen con subjuntivo (Aunque insistas no te hará caso), mientras que las factuales, referidas a hechos que se dan por ciertos, admiten también el indicativo: Aunque lo {intento ~ intente} todos los días, nunca consigo hablar con él. El subjuntivo de las prótasis factuales es de carácter temático o bien pol‹émico. El temático (Alternancias modales en las subordinadas sustantivas) indica que la información introducida con aunque, pese a que o a pesar de que se interpreta como parte del trasfondo informativo, es decir, de lo que se da por conocido o por experimentado: Las autoridades sanitarias del país han aprendido, aunque suene obvio, dos lecciones muy importantes (Proceso [Méx.] 14/7/1996); La acción sucedería pura y enclusivamente adentro, a pesar de que figuren el gordo Valverde y los chinos (Pitol, Juegos). El subjuntivo llamado polémico (La negación en las subordinadas sustantivas y la inducción modal a distancia​​​​​​​) se usa en las réplicas, como en Bueno, pues aunque no te guste..., que reproducen alguna afirmación previa para contradecirla o desestimarla, al igual que No es que me guste y otras construcciones similares. En cambio, las prótasis construidas con «aunque + indicativo» tienen valor asertivo. Transmiten, pues, información presuntamente no conocida, como en Porque Daniel, aunque parecía desear que lo creyeran como todos, era muy diferente (Rivarola, Yvýpora). 

Muchas de las construcciones consecutivas muestran alternancias modales. Con los grupos sintácticos consecutivos intensivos, como Son tan fuer- tes que no se los puede derrotar, el verbo aparece habitualmente en indicativo, pero es posible también el subjuntivo, inducido por un elemento externo, como la negación (No son tan fuertes que no se los pueda derrotar), la interrogación (¿Tan fuertes son que no se les pueda derrotar?) o los elementos que introducen contextos prospectivos: los imperativos (Esfuércense tanto que nadie les haya de llamar la atención) y la preposición para (para que haya tantos globos que cubran el cielo). Las locuciones conjuntivas de forma que —es decir, «de (una) forma (tal) que»—, de manera que y de modo que actúan por sí mismas como inductores del subjuntivo en la llamada interpretación consecutivo-final. Así, en Está presentando el informe de manera (tal) que todos queden satisfechos, la locución de manera que indica una forma particular en la que se hace algo, orientada hacia la consecución de cierto objetivo. En cambio, en su uso ilativo estas locuciones encabezan una estructura, separada del predicado principal por una pausa, que adquiere un sentido parafraseable como «y como consecuencia de ello». El modo característico de estos contextos es el indicativo: Ni su padrastro ni su madre llegaban nunca antes de las diez, de forma que su casa era un territorio libre (Etxebarria, Beatriz). No obstante, cuando la interpretación final alcanza a estas construcciones puede aparecer el subjuntivo: Este le respondió a Coster con una carta [...] de modo que pudiese enseñarla a las autoridades (Volpi, Klingsor). Entre las restantes conjunciones y locuciones conjuntivas ilativas, de ahí que admite los dos modos, aunque con claro predominio del subjuntivo: Y de ahí que el cambio consista en que la fe se vuelva y se desplace ahora hacia la materialidad de la palabra (Sánchez Ferlosio, Homilía). Las demás (conque, luego, así que, etc.) se construyen con indicativo. 

Las conjunciones y las locuciones conjuntivas causales introducen el indicativo en ausencia de algún elemento externo que induzca el subjuntivo: Estoy aquí porque me {han~*hayan} llamado; Saldremos mañana, ya que no {queda ~ *quede} nada que hacer; Como {estoy ~ *esté} resfriado, me abrigo bien la garganta; Y como quiera que lo único que hoy tenemos en España es ignorancia y orgullo, no se puede pedir más perfecta representación de lo que somos (Ganivet, Krabajos). Aunque este último texto respeta la grafía original, hoy se recomienda escribir comoquiera que, en lugar de como quiera que. Las oraciones introducidas por la conjunción porque se construyen con subjuntivo cuando se hallan bajo el ámbito de la negación: 

Mi papá es un preso pero no porque haya matado o robado o llegado tarde a la escuela (Benedetti, Primavera); No es porque sea mi hijo, pero él vale mucho y merece otra cosa (Buero, Escalera); [...] pero no porque yo haya decidido acompañarla o ni siquiera porque tenga la costumbre de hacerlo (Marías, J., Corazón). 

El subjuntivo asegura en estas construcciones que el contenido negado es el que aporta la subordinada causal, incluso cuando aparece antepuesta, como en Porque sea la Navidad no vamos a tirar la casa por la ventana; Porque él se crea un ídolo no hemos de adorarlo. En cambio, con indicativo se niega el verbo principal. Así pues, en No habló con él porque estaba enojada, se dice que la causa por la que alguien no habló con otra persona fue su enojo; en cambio, en No habló con ‹él porque estuviera enojada se da a entender que la conversación se produjo, y se añade que no fue por causa del enojo, sino por otra razón que no se menciona. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: