Рекламный блок

La sintaxis de los tiempos y las partículas temporales

Las oraciones de relativo no están sujetas a la concordancia de tiempos como lo están las subordinadas sustantivas, puesto que las situaciones contenidas en ellas dependen más de las propiedades referenciales del grupo nominal que las contiene que de las restricciones sintácticas del sistema temporal. En los ejemplos siguientes el verbo de la oración de relativo no se orienta temporalmente respecto del tiempo denotado por el verbo de la oración principal: Conoceré próximamente al profesor que escribió todos estos trabajos; Hace un año se fue a vivir a la casa que había comprado de joven. Por la misma razón, es lógico que tampoco se den las interpretaciones de doble acceso: en Le presenté hace diez años a la chica con la que está casado, no existe vínculo temporal entre las dos situaciones, como tampoco se da en Imaginé el regalo que me {traerás ~ traerías}. 

Constituyen una excepción las subordinadas de significación temporal introducidas por cuando y mientras, y también las oraciones que se subordinan a los adverbios antes y después. En efecto, el tiempo que se elija para el verbo llegar en el esquema Arturo escribió la carta {cuando ~ mientras ~ antes de que ~ después de que} Clara llegar estará en función del pretérito escribió. Así pues, antes, después y mientras se asimilan a los predicados restrictivos (Características fundamentales de la concordancia de tiempos. Predicados restrictivos y no restrictivos) en el sentido de que imponen restricciones temporales a sus complementos. 

La partícula mientras posee propiedades en común con las conjunciones subordinantes y con los adverbios relativos en sus usos temporales. Expresa relaciones de simultaneidad, como en Luego nos despedíamos con esos besos de lado que le caen al aire mientras uno se roza las mejillas (Mastretta, Vida). Además de con canto, se dan estas relaciones con cantaba y he cantado. Mientras es asimismo compatible con las relaciones de inclusión. Así, los pretéritos perfectos simples manifiestan sucesos inscritos en la situación denotada por estaba en Encendió la luz y abrió la puerta mientras yo me estaba vistiendo todavía (Cabrera Infante, Habana). Como mientras rechaza los futuros y los condicionales en su interpretación temporal, la referencia a situaciones prospectivas se expresa con las pautas «mientras tenga, daré»; «mientras tuviera, daría», y sus correspondientes variantes con tiempos compuestos: No permitirá que se le escapen las cotizaciones de la divisa mientras tenga dólares para impedirlo (Universal [Ven.] 9/7/1996). Si el predicado es télico en esta pauta, mientras tiene el valor de una conjunción condicional: Mientras llegues a tiempo, nadie te pondrá problemas. 

Los adverbios antes y después se construyen con complementos preposicionales introducidos por la preposición de (antes de que, después de que), pero dan también lugar a las conjunciones subordinantes antes que y después que. La primera se construye con subjuntivo; la segunda admite los dos modos. Si V1 pertenece a la esfera del presente, las secuencias temporales características de antes se ajustan a la pauta «antes (de) que + cante o haya cantado»: Te visitaré antes de que seas abogado; Saldrá antes de que la función {termine ~ haya terminado}. Si V1 corresponde, en cambio, a la esfera del pasado, el esquema es «antes (de) que + can- tara o hubiera cantado»: Decidieron comprarlo antes de que fuera derruido (Glantz, Rastro); No lo quemes, podrían sorprenderte antes de que hubiera ardido por completo (Chacón, Voz). Se registra en estas construcciones el uso de cante por cantara, sobre todo en algunas variedades del español hablado en las áreas andina y rioplatense (Características generales. El presente (CANTE) y el pretérito perfecto compuesto (HAYA CANTADO)). No obstante, se recomienda en ellas el uso del imperfecto de subjuntivo. 

Después (de) que admite dos combinaciones. Se construye con presente o pretérito perfecto si V1 pertenece a la esfera del presente: ¿Y si viene después que yo me vaya? (Galdós, Episodios). En cambio, si V1 pertenece a la esfera del pasado, se construye con pretéritos, con alternancia entre las formas simples y las compuestas: Yo la entiendo porque algo de eso me estaba pasando poco después de que usted vino (Mutis, Maqroll ); Fue despedido después de que hubiese remitido cartas a diarios barceloneses alusivas (País [Esp.] 5/8/1977). 

V2 marca en todas estas construcciones el inicio de la situación que describe , por lo que modifica de forma característica a predicados atélicos. Resulta, en efecto, mucho más natural la primera opción que la segunda en pares como {Estuve muy ocupado ~ Tuve un accidente} desde que llegué a la ciudad. En esta misma construcción he cantado admite en V1 la interpretación llamada de experiencia (La relevancia actual de los hechos pretéritos), como en He tenido solo un accidente desde que llegué a la ciudad o continuo: He vivido aquí desde que me casé. La preposición hasta marca el límite final de la situación que se describe y, en consecuencia, V2 denota siempre posterioridad en relación con V1. Al igual que después, requiere predicados atélicos en V1, como en Trabajó en su oficina hasta que dieron las dos o en Tú te escondes hasta que abran (Trigo, Jarrapellejos).

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: