Рекламный блок

El pretérito imperfecto (CANTARA o CANTASE) y el pretérito pluscuamperfecto (HUBIERA o HUBIESE CANTADO)

El pretérito imperfecto posee dos formas: cantara y cantase. Es el tiempo más complejo del modo subjuntivo, tanto por los contextos sintácticos en los que se usa como por la variedad de los significados que expresa. La variante en -ra (cantara) procede del pluscuamperfecto de indicativo latino (amavêram ‘había amado’), mientras que la variante en -se (cantase) deriva del pluscuamperfecto de subjuntivo (amavissem ‘hubiera amado’), forma que sustituyó a su vez al pretérito imperfecto de subjuntivo originario amārem. En el español americano se ha observado una preferencia marcada por cantara, pero las formas en -se se registran también ampliamente en la lengua escrita: ¿Debía hacer algo para que se retirase? (Aguilera Malta, Pelota); Durante todo el tiempo que estuviesen allí, todos se llamarían por números (Belli, Mujer). En el español europeo la alternancia es hoy prácticamente libre. 

Son escasos los contextos sintácticos que excluyen una de las dos formas en favor de la otra. Así, no alterna cantara con cantase cuando lo hace con cantaría. Es el caso del verbo poder: {Podría~Pudiera~*Pudiese} ser como dices, y también de otros verbos modales: querer, deber, parecer: Esta es una película que no {querría~quisiera~*quisiese} perderme. Fuera de estos contextos, la alternancia cantara ~ cantaría es rara: Me parece que te {vendría ~ *viniera} bien descansar un poco. La pauta «si tuviera, diera» es característica de la lengua clásica —en la que cantara adquiere el valor de cantaría—, y hoy persiste en la lengua popular de Venezuela, la República Dominicana y, con pujanza algo menor, también en la de Cuba y Puerto Rico, además de en Costa Rica, Honduras y otros países centroamericanos: Me comprara un carro si tuviera dinero. La forma vieras, ya lexicalizada, es de uso común en muchos países americanos: ¡Vieras cómo canta la muchachita! 

Las formas cantara y cantase corresponden hoy a tres tiempos del indicativo: canté, cantaba y cantaría. En efecto, No creí que {llegara ~ llegase} es, según la tabla de Características generales. El presente (CANTE) y el pretérito perfecto compuesto (HAYA CANTADO), la negación de Creí que llegó, de Creí que llegaba, y también de Creí que llegaría. Los predicados atélicos favorecen, cuando cantara equivale a cantaría, la interpretación de simultaneidad entre las dos situaciones. Así, en Nunca pensé que fuese tan grande (Landero, Juegos), el pensar se incluye dentro del intervalo designado por el predicado ser tan grande. 

Comparten cantara y cantase con cantaría la propiedad de no especificar la relación temporal entre la situación que se designa y el momento de la enunciación (Relaciones entre CANTARÍA y CANTABA), de manera que la situación puede ser anterior, simultánea o posterior al acto del habla: Le pedí hace semanas que me enviara la documentación {hoy ~ anteayer ~ pasado mañana}. Una diferencia notable, por otra parte, entre No creí que Arturo llegara a tiempo y No creo que Arturo llegara a tiempo es el hecho de que solo la primera oración implica ‘Arturo llegó a tiempo’. En el primer caso, el pretérito imperfecto llegara corresponde al condicional (Creí que llegaría). En el segundo, llegara es la forma de subjuntivo que induce la negación anticipada, de forma que lo que se niega en No creo que llegara a tiempo no es exactamente una creencia, sino más bien el suceso pasado de llegar alguien a tiempo. 

El uso de cantara por había cantado es etimológico. Esta es la interpretación que predomina en los textos medievales, de manera que en el ejemplo El rey que oyó bien lo que dixera su nieto, no le plugo d’ello (Silva, F., Lisuarte), dixera significa ‘había dicho’. El empleo de cantara por había cantado es hoy frecuente en la lengua literaria —y más aún en la periodística y la ensayística— de casi todos los países hispanohablantes. Se suele entender que cantara pertenece aquí propiamente al paradigma del indicativo. Los textos que siguen ilustran este uso en oraciones de relativo: 

Había contado con el éxito de operaciones bien preparadas, y con las posiciones que adquirieran sus hijos (Galdós, León Roch); La oscuridad y el silencio producían en su ánimo una congoja, una tristeza, parecida a la que sintiera ese mismo día por la siesta (Casaccia, Babosa). 

Esta equivalencia no se da en las subordinadas sustantivas, por lo que convenciera no equivale a había convencido en Me dijo que la convenciera, salvo en algunas variantes del español hablado en el noroeste de la Península Ibérica. El uso de cantara por había cantado está relacionado, por otra parte, con los contextos temáticos, de manera que en Yo no creo lo que dijo Cereijo, el que fuera ministro de Economía y organizador de la Fundación Eva Perón (Posse, Pasión) la forma fuera favorece la interpretación en la que se presenta como conocida del interlocutor la condición de ministro de Economía de Cereijo. El uso de cantara por canté es, como el de cantara por había cantado, propio del lenguaje periodístico: el discurso que pronunciara [‘pronunció’] ayer el candidato. 

El pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo (hubiera o hubiese cantado) neutraliza dos tiempos del indicativo: el pretérito pluscuamperfecto y el condicional compuesto. Así pues, tanto a la oración Creí que Arturo había llegado, cuya subordinada denota una situación pasada, como a Creí que Arturo habría llegado, cuya subordinada expresa una situación irreal, les corresponde la variante negativa No creí que Arturo {hubiera ~ hubiese} llegado. Para diferenciar estos dos usos de hubiera o hubiese cantado, es útil acudir a la distinción entre subjuntivo inducido (también propio o canónico) y no inducido (también impropio o indicativo encubierto). En el primer caso hubiera o hubiese cantado no alterna con habría cantado y solo aparece si es seleccionado o inducido por algún elemento gramatical: Lamentó que a su jefe no le {hubiera ~ *habría} gusta- do el trabajo; Me sentí feliz de que hubiera ocurrido algo tan grave que hiciera pasar inadvertida mi ausencia (Vargas Llosa, Tía), en ambos casos con predicados factivos. 

Como subjuntivo no inducido, hubiera o hubiese cantado admite libremente la alternancia con habría cantado, como en Me {habría ~ hubiera} gustado trabajar con él. Si bien la preferencia de hubiera por habría es mayor en el español americano que en el europeo, se admiten ambas formas en uno y otro. Por otra parte, hubiera cantado posee ciertas propiedades modales de las que carece cantara. Así, cantara es la única forma verbal excluida en la serie Arturo {pediría ~ habría pedido ~ hubiera pedido ~ pudiera pedir ~ debiera pedir ~ quisiera pedir ~ *pidiera} un aumento de sueldo. Hubiera cantado alterna con varias formas de contenido modal en ¡{Hubieras ~ Haber} esperado un poco más! o en Le hubieras [‘deberías haberle’] visto cómo abrazó a un jorobadito (Aguilera Malta, Pelota).

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: