Рекламный блок

Construcciones temporales con el verbo hacer: la construcción adverbial

El verbo impersonal hacer admite dos construcciones en las que expresa alguna medida temporal: la que se llamará construcción adverbial, como en Se casó hace dos años, y la que se denominará construcción oracional: Hace dos años que se casó. El verbo hacer es impersonal en ambas construcciones, por lo que se recomienda evitar la concordancia en plural. Las opciones consideradas correctas son, por tanto, Nos visitó hace (en lugar de hacen) tres semanas; Hace (en lugar de Hacen) tres meses de su visita. 

La construcción adverbial se ajusta a la pauta «hacer + grupo nominal cuantificativo temporal» (Llamó hace unas semanas), y también a «hacer + pronombre cuantitativo»: Se había casado hacía {no mucho ~ nada}. El grupo nominal funciona como complemento directo de hacer y admite modificadores evaluativos, como en Sé yo que no deja de ir hace la friolera de unos cuarenta años a su partida de billar (Larra, Fígaro), y también de aproximación: Esta tarde, hará cosa de una hora u hora y media [...] (Ruiz Zafón, Sombra). Más controvertido resulta analizar el papel sintáctico de hacer en esta construcción. Su condición de forma verbal parece asegurada, dado que admite la negación (Lo conocí no hace un mes), aparece flexionado en todos los tiempos de la conjugación y puede ser modificado por adjuntos temporales: Se murió ayer hizo un mes; Se casó el próximo jueves hará un año. El verbo hacer y su complemento directo forman en conjunto una expresión referencial que localiza temporalmente cierto suceso. Como otros modificadores de localización puntual (a las tres, mañana), se interroga mediante el adverbio de localización cuándo, en lugar de con el adverbio cuantitativo cuánto: —¿Cuándo ocurrió? —Hace dos horas. Por su naturaleza referencial puede aparecer como término de las preposiciones desde, hasta, para y de. La preposición desde se omite a veces en esta pauta: Me encontré con un tipo que no veía hacía siglos (Vargas Llosa, Conversación). 

A diferencia de otros adjuntos temporales de localización, el punto de la línea temporal denotado por la construcción adverbial con hacer se determina indirectamente. En efecto, el grupo nominal que complementa a hacer, denota un período, de forma que se ha de contar retrospectivamente para establecer sus límites. El inicio del cómputo retrospectivo coincide con el punto designado por hacer, mientras que el correspondiente al verbo principal designa su final. Así, en El último tren pasó hace media hora, con el verbo hacer en presente, se cuenta o se calcula retrospectivamente media hora desde el momento de la enunciación, de manera que el final del período designado coincide con el punto de la línea temporal denotado por pasó. De igual forma, en El libro se había publicado hacía tres meses, el punto temporal en el que se publica el libro se localiza contando retrospectivamente tres meses desde el punto designado por había publicado. La orientación retrospectiva de esta construcción resulta explícita en las variantes con el adverbio antes. De este modo, Cuando me llamó, yo lo había terminado hacía dos horas ofrece la misma información temporal que Lo había terminado dos horas antes (de que me llamara). 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: