Рекламный блок

Características generales. El presente (CANTE) y el pretérito perfecto compuesto (HAYA CANTADO)

El español establece menos distinciones temporales en el modo subjuntivo que en el indicativo. Así, los nueve tiempos del modo indicativo se reducen a cuatro en el modo subjuntivo en virtud de otros tantos procesos de neutralización. El primero es canto – cantaré > cante y muestra la neutralización de un presente y un futuro. El segundo es he cantado – habré cantado > haya cantado. Afecta, por tanto, a los tiempos compuestos paralelos a los tiempos simples anteriores, ya que —como se señala en La relevancia actual de los hechos pretéritos— he cantado puede funcionar sintácticamente como presente perfecto, a pesar de que se lo clasifica tradicionalmente entre los pretéritos. La tercera neutralización es canté – cantaba–cantaría > cantara o cantase. Se aplica, pues, a dos pretéritos y al condicional (pospretérito en la terminología de Andrés Bello). La cuarta y última neutralización es había cantado – habría cantado > {hubiera ~ hubiese} cantado. Como puede verse, este proceso afecta a algunos pretéritos de anterioridad: ante(co)pretérito y antepospretérito en el sistema de Andrés Bello. En el cuadro siguiente se muestran, de manera más resumida, las diferentes correspondencias entre las formas temporales del modo indicativo y las del modo subjuntivo. Se presentan los tiempos en oraciones subordinadas para facilitar la correspondencia de las formas indicativas con las subjuntivas. 

Indicativo

Subjuntivo

presente

Creo que Arturo viene

presente

No creo que Arturo venga

futuro simple

Creo que Arturo vendrá

pretérito perfecto compuesto

Creo que Arturo ha venido

pretérito perfecto compuesto

No creo que Arturo haya venido

futuro compuesto

Creo que Arturo habrá venido

pretérito perfecto simple

Creí que Arturo llegó

pretérito imperfecto

No creí que Arturo {llegara – llegase}

pretérito imperfecto

Creí que Arturo llegaba

condicional

Creí que Arturo llegaría

pretérito pluscuamperfecto

Creí que Arturo había llegado

pretérito pluscuamperfecto

No creí que Arturo {hubiera-hubiese} llegado

condicional compuesto

Creí que Arturo habría llegao

Todos los tiempos del subjuntivo pueden expresar acciones futuras en algunas de sus interpretaciones. Los usos del subjuntivo independiente o no regido (Que te vaya bien; Sea quien sea; Venga o no) no tienen correspondencia directa con ninguna forma del modo indicativo, pero son igualmente prospectivos. 

El presente de subjuntivo (cante) abarca tanto el presente como el futuro. El que dice Espero que digas la verdad puede referirse a una situación actual (‘que la estés diciendo ahora’) o a una venidera (‘que lo hagas en el futuro’). La elección entre la interpretación actual y la prospectiva puede estar determinada léxicamente por el predicado de la oración principal, como sucede en Es imprescindible que digas la verdad, donde digas se re ere al futuro. Los verbos factivos en futuro, no así en presente, admiten las dos interpretaciones. Así pues, en No le molestará que duerma en el despacho, espero (Soriano, León) se puede entender ‘que esté durmiendo ahora’, pero también ‘que vaya a dormir’. Los complementos temporales de localización seleccionan una u otra en función de su propio significado: No creo que esté aquí {en este momento ~ mañana}. 

El presente de subjuntivo cante es aspectualmente imperfectivo, al igual que lo es canto, por lo que está sujeto a las interpretaciones que induce este rasgo aspectual (progresiva, cíclica, etc.). La doble interpretación de haya cantado es paralela a la variante correspondiente del modo indicativo (he cantado ~ habré cantado). Así, la oración No creo que haya estado bien constituye la negación de Creo que ha estado bien, de forma que haya cantado equivale en ella a he cantado. Esta interpretación retrospectiva está asimismo presente en Extraño nos parece que hayamos podido construir alguna vez nuestras casas, chozas y apriscos (Lledó, Días). Ilustran la interpretación prospectiva las oraciones No creo que haya terminado el próximo lunes o Añadió que espera que en un futuro próximo Irán haya resuelto el problema de los rehenes (País [Esp.] 17/12/1980), en las que se ha subrayado con trazo discontinuo el complemento temporal que la induce. 

En la interpretación prospectiva, tanto cante como haya cantado alternan con las variantes respectivas del modo indicativo, es decir, cantaré y habré cantado, con los cambios de significado correspondientes: la situación que {vean ~ verán} al llegar; aunque lo {sepan ~ sabrán}; No sé si te {guste ~ gustará} este platillo o bien, con el pretérito perfecto: La casa que {hayan visto ~ habrán visto} cuando lleguemos... Estos contextos de alternancia se oponen a los contextos de sustitución, en los que se rechazan las formas cantaré y habré cantado, al menos en la lengua actual: Te llamaré cuando lo {sepa ~ *sabré}; en caso de que {regrese ~ *regresará}; en caso de que {hayan llamado ~ *habrán llamado}. Se emplea también cante en los imperativos de entonación interrogativa, como ¿Mande? o ¿Diga? 

La tabla contiene cuatro tiempos del subjuntivo. En algunas variantes del español popular andino (y, en menor medida, del rioplatense) se neutralizan la primera y la tercera (con tiempos simples) y también la segunda y la cuarta (con tiempos compuestos). En estas variantes son comunes secuencias como No llovió. Yo quería que llueva (por ... que lloviera), y también las correspondientes con los tiempos compuestos: Yo quería que haya llovido (por ... que hubiera llovido). Estos usos no han pasado a los registros formales.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: