Рекламный блок

Aposiciones explicativas

Las aposiciones explicativas corresponden a la pauta «A, B»: Polifemo, horror de aquella sierra, […] (Góngora, Polifemo); Pero a él le gustaba más la Puri, la de las cabras, la de las rodillas fuertes y la camisa sucia (Montero, Amado). El segmento B representa en esta variedad un grupo nominal parentético (en el sentido de ‘situado en un inciso’) que agrega alguna precisión o algún comentario al contenido de A, otro grupo nominal. Se suele realizar una pequeña pausa entre los dos miembros de la aposición, que por lo general se representa con una coma.

Las aposiciones explicativas pueden ser definidas, como en No he dejado de ser aquel que apartaba el sitio a María, la costurera, en el saliente de la bolería (Chávez, Batallador), o indefinidas, como en Julio César, animosísimo, prudentísimo y valentísimo capitán, fue notado de ambicioso (Cervantes, Quijote II). Las definidas precisan la referencia del término sobre el que inciden, de modo paralelo a como lo harían en las oraciones copulativas correspondientes (‘María era la costurera’). Las indefinidas añaden, en cambio, propiedades que se le atribuyen, también como en las oraciones copulativas (‘Julio César era un capitán animosísimo…’). Las aposiciones indefinidas se solían construir sin determinante en la lengua clásica. En la actual, se observa 
cierta alternancia entre el artículo indefinido y la ausencia de artículo: Soñaba con estudiar, (una) aspiración que se vio frenada por su falta de medios.

Las aposiciones explicativas exigen contigüidad entre ambos segmentos. Así pues, junto a Ámsterdam, capital de Holanda, es una ciudad cosmopolita, no se forma la variante *Ámsterdam es una ciudad cosmopolita, capital de Holanda. Este hecho constituye un argumento a favor de excluir de las aposiciones explicativas segmentos como el subrayado en Ella sabe hacerse querer…, la muy traviesa (Buero, Caimán), que se asimilan a los complementos predicativos. Por lo demás, existen menos restricciones sintácticas en las aposiciones explicativas que en las especificativas. No es necesario que muestren concordancia con su antecedente: Le pegaba pataditas, y le dejaba la mano, nardo cándido, en aquella bocaza rosa (Jiménez, Platero), que puede estar constituido por un grupo nominal complejo (la ópera que escuché ayer, Fidelio), e incluso no estar representado como una pieza léxica: Dejó la mochila en el suelo y, a pesar del asco, tuvo que sentarse en el excusado para quitarse las botas, tarea [ = ‘quitarse las botas’] nada fácil en ese espacio reducido (Allende, Ciudad).

El segmento B suele mostrar rasgos no habituales en los grupos nominales que desempeñan otras funciones. Así, puede aparecer precedido de adverbios como quizá u hoy y seguido de apostillas o coletillas expresivas y generalmente encarecedoras, como donde {los ~ las} haya:

Me hicieron conocer a Rosemarie Scharbach, quizá la persona que más influyó en mí (Leguina, Nombre); Han depuesto las armas, siguiendo el ejemplo del Movimiento 19 de Abril (M-19), hoy partido político (Proceso [Méx.] 13/10/1996); […] una serie sobre los felinos, animal misterioso y enigmático donde los haya (ABC Cultural 18/10/1996).

Son tradicionalmente polémicos los límites entre las aposiciones explicativas y otras construcciones. Suelen considerarse aposiciones explicativas las introducidas por grupos nominales que repiten un sustantivo de la oración anterior sobre el que se hace una puntualización: Y me daba rabia, una rabia atroz (Chacel, Barrio). No  son, en cambio, propiamente aposiciones explicativas los grupos nominales parentéticos que se usan para rectificar el contenido de alguna expresión nominal previa, atenuarlo o restringir su extensión, puesto que la misma 
construcción es posible con grupos no nominales. Lo mismo cabe decir de los incisos introducidos 
por o sea, es decir, esto es:

Era la zona inmediatamente debajo de la axila, más bien la parte trasera pero sin llegar a ser su espalda (Cabrera Infante, Habana); El conservatismo reaccionó en algunos departamentos, concretamente en Boyacá y los Santanderes y resultó el enfrentamiento político (Alape, Paz); ¿Con quién he tenido el gusto, quiero decir disgusto, de conversar? (Vila-Matas, Suicidios); Así que imaginate si habrá sido buena noticia para mí saber que, después de seis años, la otra, o sea la única, la castigada, la leal, estaba libre (Benedetti, Primavera).

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: