Рекламный блок

Usos evaluativos y enfáticos de las expresiones indefinidas

Cuando un grupo nominal indefinido es modificado por un complemento cualitativo, este tiende a interpretarse como rema o aporte de la oración, es decir, como información nueva: Fue una decisión lamentable. Por esta razón, la omisión de tal elemento puede producir una secuencia incompleta o poco informativa, como Fue una decisión. La presencia del artículo indeterminado en los contextos descritos está inducida por el adjetivo evaluativo. De hecho, se ha observado que estos adjetivos son a menudo incompatibles con el artículo determinado. Resultan naturales secuencias como un libro interesantísimo o un camino sumamente largo, pero extrañas o muy forzadas —si no inviables— otras como el libro interesantísimo o el camino sumamente largo. La necesidad del adjetivo suele percibirse más claramente con los sustantivos abstractos y no contables a los que modifican adjetivos calificativos que expresan un valor extremo, como en Tenía un hambre horrible. En general, los modificadores de naturaleza evaluativa o ponderativa no suelen ser apropiados para caracterizar la referencia de las personas o las cosas, es decir, para elegirlas entre otras posibles o seleccionar subconjuntos de ellas. 



Los modificadores cualitativos de los grupos nominales introducidos por un pueden omitirse y ser sustituidos por una entonación suspendida o de semianticadencia, que a menudo reflejan los puntos suspensivos: ¡Pregunta usted unas cosas...! (Sampedro, Sonrisa); Convendrá usted conmigo que el chico es algo especial, un pelín farsante, y con un carácter... (Marsé, Rabos); En cambio mamá fue siempre una mujer tan guapa. Tenía un cutis... (Vázquez, Á., Juanita Narboni ). En estos casos, el grupo nominal expresa la ponderación que el hablante hace de cierta propiedad no manifiesta, con lo que se obtienen las interpretaciones características de las construcciones consecutivas. 



Algunos gramáticos denominan construcciones de un enfático a los grupos nominales que incluyen estas formas de valoración. Así, ¡Pregunta usted unas cosas...! se relaciona con las oraciones exclamativas (¡Qué cosas pregunta usted!) y con las construcciones de artículo determinado enfático ( ¡Las cosas que pregunta usted!). Cuando el modificador ponderativo aparece explícito, estas construcciones presentan un patrón de entonación bimembre, con una rama tensiva (Pregunta unas cosas...) y otra distensiva similar a la de las construcciones consecutivas: Porque tú eras de un insistente que tiraba de espaldas (Gala, Invitados); Ese manantial es de un agua que corta, de tan fina y tan fría (Díez, Fuente), es decir ‘tal agua que ’ o ‘un agua tal que ’. Por su contenido predicativo, la construcción de un enfático suele funcionar como atributo, y a veces queda reducida a un grupo nominal de significación estimativa o valorativa, sin el modificador ni la in flexión entonacional antes mencionada: 



O este es un idiota incurable o es un genio (Quesada, Banana); En algún momento logra ser Goya, pero generalmente es un desastre (Sábato, Héroes); qué hacemos acá parados como unos estúpidos? (Gorodischer, Jubeas). 



Los grupos nominales indefinidos pueden concurrir como atributos sin recibir interpretación enfática. Su carácter predominantemente cualitativo los hace poco adecuados en estos casos para identificar individuos, a menos que se incluya algún modificador que añada rasgos a la descripción. Se dice, por tanto, Luis es un bonaerense que conocí el año pasado, pero no Luis es un bonaerense. En la misma línea, nótese que con Pablo es un profesor de Madrid se identifica a Pablo; con Es profesor de matemáticas es incluido en una clase, y con Es un excelente profesor se hace un juicio valorativo sobre él. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: