Рекламный блок

Funciones sintácticas que desempeñan los grupos nominales escuetos

Los grupos nominales escuetos se pueden agrupar por su posición sintáctica en la oración y también por la función sintáctica que desempeñan. Se examinan brevemente estos dos factores en los apartados que siguen. 



Sujeto preverbal. Esta es la posición más resistente a los grupos nominales escuetos (no se dice, en efecto, *Turistas llegaron a la ciudad). Aun así, la admiten en algunos casos: 



A. Cuando toda la información que transmite la oración es remática, como en el encabezamiento de las noticias y en el lenguaje telegráfico de los titulares de prensa: Alcalde desobedece una sentencia (ABC 18/4/1787); Pánico causa falsa alarma de maremoto (Mercurio [Chile]18/1/2005). 



B. Cuando el sujeto preverbal es un foco contrastivo, como en Agua le falta a este país (Viñas, Lisandro), o en las construcciones relativas de relieve: Ignorancia es lo que son tus leyes (Martín Recuerda, Engañao). 



C. Cuando contienen los modificadores así o como ese (Gente como esa no merece consideración). También cuando el sujeto constituye una enumeración de conjuntos inespecíficos, muchas veces coordinados: Choferes y ladrones compartían la misma cabina (Nación [Arg.] 3/7/1992). 



D. En el lenguaje formular de refranes, sentencias, máximas o proverbios. Estos grupos nominales posee interpretación genérica y designan generalmente arquetipos (Constitución e interpretación semántica de los grupos nominales escuetos): Flores contentan, pero no alimentan; Secreto entre tres ya no lo es; Boca amarga no escupe miel. 



Sujeto posverbal. Los grupos nominales escuetos aparecen de sujetos posverbales sobre todo con predicados que se construyen con sujetos no agentivos, como los de las pasivas (Aquí se reparan relojes; Han sido avistadas ballenas a cien millas) o con verbos inacusativos, a menudo en oraciones presentativas (Llegaron turistas), o en las que informan que algo acaece o sobreviene (Ocurrieron accidentes). Son raros, en cambio, con los verbos intransitivos puros, salvo en las construcciones que expresan localización: Por todas partes estallaban geranios (Díaz, Neruda); Como patas de araña gigante saltaban chorros de agua barrosa por sobre las rocas (Jodorowsky, Pájaro). Tampoco son frecuentes los grupos nominales escuetos construidos como sujetos pospuestos a verbos transitivos. Aun así, la tematización del complemento directo favorece su aparición: Muchas de esas historias las han escrito compatriotas vuestros (Vallejo-Nágera, Yo). 



Los grupos nominales escuetos pueden ejercer también la función de atributo (Luis es médico; Está de gerente) en todas sus variedades, entre ellas la de complemento predicativo (Aquí a la alcachofa la llaman alcaucil); aparecen también en las aposiciones explicativas (Estambul, ciudad maravillosa). Son particularmente frecuentes en estos casos los sustantivos que denotan profesiones, cargos o funciones: Es maestro; Aspira a ministro; Con él de portero, mejorarán los resultados; Fue coronado rey en 1775. 



Los grupos nominales escuetos desempeñan otras funciones sintácticas, sean oracionales o nominales. Pueden ser complementos directos, como en Sentía un pinchazo en el costado cada vez que aspiraba aire (Azúa, Diario), complementos de régimen (Se trataba de niños que iban a la escuela) y, más raramente, complementos indirectos, con más frecuencia en expresiones coordinadas, que aportan en sí mismas información determinativa: Yo explicaré el asunto a niños, mozos, hombres y viejos (Mujica Lainez, Escarabajo). En el complemento locativo estos grupos se asocian a la naturaleza estereotipada de cierta actividad (asistir a clase, ir a misa) o de cierta situación del sujeto (estar en prisión). Algunos nombres comunes que designan partes o dependencias de una institución los admiten, aunque sujetos a variación geográfica, como en La solicitud se recoge en Rectorado; Entregué la llave en Conserjería. Cuando falta el artículo, los complementos locativos o los de instrumento no introducen un referente discursivo, sino que se suelen interpretar como complementos de manera: ir en coche, jugar en campo contrario, reunirse en comisión, comer con cuchillo y tenedor, dibujar a pluma, escribir a mano. 



Como complementos del nombre, los grupos nominales escuetos constituyen modificadores análogos a los adjetivos. En efecto, en una mesa de despacho se aporta cierto rasgo que permite caracterizar determinada mesa. En cambio, en una mesa del despacho se mencionan dos entidades —una mesa y un despacho— y se establece cierta relación locativa entre ellas. Los grupos nominales escuetos forman también en estos casos expresiones idiomáticas o semiidiomáticas (Locuciones nominales), como en profesor de universidad, capital de provincia, equipo de música, casa de campo, manual de instrucciones, muchos de ellos conmutables por adjetivos relacionales: profesor universitario, capital provincial, equipo musical.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: