Рекламный блок

El efecto de definitud

Como ocurre con los verbos presentativos en general, el verbo haber impersonal suele imponer a su complemento limitaciones relativas a su naturaleza indefinida. En efecto, el complemento directo puede estar encabezado por un determinante indefinido o puede carecer de él (Había {un reloj~relojes} por todas partes), pero —con las excepciones que luego se examinarán— no admite el artículo determinado: Hubo {un~*el} apagón en el pueblo; Había {una~alguna ~ *la} carta en el buzón; Hay {ideas suyas ~ *las ideas suyas} con las que no comulgo en absoluto. Esta restricción se considera una manifestación del llamado efecto de definitud. Por el contrario, el verbo estar, que también permite ubicar personas o cosas, se combina con argumentos definidos (El libro está sobre la mesa). Las construcciones partitivas encabezadas por indefinidos resultan naturales con estar (Uno de los libros está sobre la mesa), pero no con haber (*Hay uno de los libros en la mesa). El grupo nominal definido incluido en el partitivo permite al grupo encabezado por uno anclar su referencia, lo que le impide aparecer en contextos presentativos. A pesar de ello, el complemento directo del verbo haber puede ser definido en ciertos contextos. Se mencionan los fundamentales a continuación. 



Los pronombres personales átonos de tercera persona (lo / la / los / las) son definidos. Estos pronombres se admiten como complementos del verbo haber. Así, es posible responder a la pregunta ¿Hay entradas para la próxima sesión? con No hay, pero también con No las hay. 



Aparecen encabezados por artículos de nidos ciertos grupos nominales de valor cuantitativo, más que propiamente referencial, como en Había el doble de concurrentes; En ese cuaderno hay la información suficiente para que podáis prever los golpes que se están preparando (Savater, Caronte); No hubo el más leve tono de tristeza en su voz (Muñoz Molina, Jinete). En este último ejemplo el superlativo cuantificativo aparece en un contexto negativo y equivale a ninguno



Tampoco manifiestan el efecto de definitud los usos endofóricos del artículo determinado (Usos deíctico, anafórico y endofórico del artículo determinado), en los que el nombre es modificado por complementos que expresan repetición, hábito o costumbre, o bien designan clases de entidades que se presentan como arquetípicas, como en En sus palabras había el típico desprecio de quien no tolera la discrepancia, o en Hubo el lógico malestar, pero al final no pasó nada (Mendoza, Ciudad ). Tienen asimismo valor endofórico los sustantivos abstractos que llevan complementos oracionales: Hay el peligro de que Isabel note el cambio (Chacel, Barrio); Si a nosotros nos dan los fondos necesarios, hay la seguridad de que la administración de justicia va a mejorar (Expreso [Ec.] 4/10/2002). 



Se admiten también expresiones definidas en el complemento de haber si estas aparecen en series coordinadas en las que se presentan varias clases de personas o cosas características de alguna situación: Hay los que comen peces crudos y solo beben agua de mar, y hay los que aúllan como perros en vez de articular palabras (Reyes, Última).

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: