Рекламный блок

Construcciones con HABER IMPERSONAL

Admiten estas construcciones dos variantes, una locativa y otra adscriptiva. En la primera, la noción de ‘presentación’ se combina con la de ‘localización’, a veces implícita, como en ¿Hay alguien?, donde el argumento locativo se interpreta deícticamente: ¿Hay alguien ahí?, o en Hay novedades, donde se recupera a través del contexto o la situación. 



En la variante adscriptiva se atribuye al argumento una propiedad relevante que permite caracterizarlo o clasificarlo entre otros, como en los siguientes ejemplos: Había un tren que salía a las cinco de la tarde y que llegaba en un par de horas a Madrid (Puértolas, Noche); Hay un cuento cuartelero muy gracioso, en el que el coronel de un regimiento da la orden a su ayudante de que prepare a la tropa (Pinillos, Psicología). Se obtiene una variante de esta construcción en ausencia de artículo, como en Hay aspectos de mi personalidad que se me escapan (Mujica Lainez, Escarabajo). En estos casos se establece una relación predicativa entre el núcleo del objeto directo y su complemento. De hecho, este se mantiene a veces cuando se pronominaliza el objeto directo, lo que permite asimilar la construcción a las de complemento predicativo: Entre los escritores del día los hay puros, ricos, elegantes, y esta es gran fortuna (Montalvo, Tratados); Hay mucho juez corrupto e incompetente, pero también los hay honestos y capaces (Universal [Ven.] 1/9/1996). El valor clasificador se reconoce también en el esquema fijado que se forma repitiendo un sustantivo en los dos miembros de una coordinación («hay + sustantivo + y + sustantivo»), aunque la clasificación solo se establezca implícitamente: Hay vinos y vinos (‘Hay vinos de una clase y vinos de otra’). 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: