Рекламный блок

Constitución e interpretación semántica de los grupos nominales escuetos

Se denominan grupos nominales escuetos o sin determinante los que tienen por núcleo un sustantivo común que no lleva determinante o cuantificador a su izquierda, como en No tiene amigos o en Son médicos. Estas construcciones presentan severas restricciones sintácticas, tanto en lo que se refiere a su constitución interna como a las posiciones que pueden ocupar. En cuanto a sus propiedades referenciales, reciben interpretación inespecífica. Suele considerarse que, al igual que los grupos nominales genéricos (Uso genérico del artículo. La genericidad y la relación «artículo – pronombre»), designan tipos o clases de entidades. Aparecen a menudo, asimismo, en predicados que describen situaciones estereotipadas o prototípicas, como se verá en las páginas siguientes. 



No son propiamente grupos nominales escuetos, a pesar de carecer de determinantes, los que reciben una interpretación definida y específica, como los nombres propios o los pronombres personales. Tampoco lo son los sustantivos comunes que, en uso metalingüístico, designan el nombre de una palabra: Incertidumbre se escribe con r de Rusia (Mundo [Esp.] 1/7/1996). Los grupos nominales escuetos pueden tener por núcleo sustantivos no contables en singular o contables en plural. Los sustantivos contables en singular están más restringidos en esta pauta. En efecto, se dice Corrían niños por la playa; Corría agua por la acequia o Compró {madera ~ muebles}, pero no *Corría niño por la playa o *Compró mueble. No obstante, los sustantivos contables sin determinante y en singular son comunes en ciertas locuciones (no tener corazón, no pegar ojo), así como en expresiones que apuntan a estereotipos sociales relativos a propiedades características de personas o cosas: Siempre lleva abrigo; Usa sombrero; Tiene perro; El edificio tiene antena colectiva. Si resultan extrañas oraciones como Tiene serpiente o El edificio tiene grieta en la fachada es porque los predicados que contienen no designan hábitos ni características comunes o esperables en las personas o cosas a las que se refieren sus sujetos. 



Los sustantivos o grupos nominales escuetos pueden construirse con adjetivos prenominales (Allí había destacados artistas) y adverbios focales: Escribe únicamente novelas; ¿Habla solo inglés o también alemán? En posición posnominal aceptan los cuantificadores alguno y ninguno, con los que forman términos de polaridad negativa (No había nube alguna en el cielo; No tenía prisa ninguna), así como diferentes tipos de modificadores especificativos: No tiene amigos {íntimos ~ de confianza ~ que lo puedan acoger}, además de modificadores posesivos y demostrativos pospuestos: En ese grupo hay alumnos míos; De repente, rompió a llorar, reacción esta que nadie esperaba. 



Como se ha explicado, suele considerarse que los grupos escuetos (al menos los formados por nombres contables) no designan grupos de individuos, sino tipos, es decir, representantes de una clase de personas o de entidades. No son equivalentes, en efecto, las dos variantes que se muestran en No se puede dejar ese asunto en manos de {irresponsables ~ unos irresponsables}. En la primera se alude a cierto per l de individuo, por lo que la oración podría emitirse para rechazar la propuesta de un único candidato. En la segunda, por el contrario, se hace referencia a un conjunto de personas. Esta propiedad permite a los nombres escuetos recibir los modificadores pospuestos así, como ese y otros similares, que facilitan a su vez la aparición del grupo escueto en contextos sintácticos de los que normalmente están excluidos, como el de sujeto preverbal: Individuos así no merecen ningún aprecio. 



Como los grupos nominales genéricos, los escuetos se caracterizan por la indistinción numérica. Podría usarse, en efecto, el plural novelas en Ahora se dedica a escribir novelas para caracterizar a una persona que ha escrito una sola novela. Tampoco resultaría extraño emplear la expresión en singular subrayada en Siempre usa pluma estilográfica (recuérdese La especificidad y su relación con la definitud y la genericidad) para hablar de quien usa varias plumas estilográficas. Con los plurales inherentes (Preferencias por el plural) alternan plural y singular para referirse a un ejemplar único: Hoy lleva {pantalones ~ pantalón}, pero en ciertos contextos se impone la interpretación plural: En ese armario hay pantalones (varias prendas) ~ En ese armario hay unos pantalones (una sola prenda). 



Debido a su naturaleza no delimitada, los grupos nominales escuetos no están capacitados para remitir a la totalidad o a la generalidad de los miembros de la clase denotada. Si se dice Se pasó el día reparando y probando coches se entiende, en efecto, que los coches probados y los reparados pueden no haber sido los mismos; si se dijera, en cambio, ... reparando y probando unos coches se obtendría la interpretación contraria. También en función de su naturaleza no delimitada, los grupos nominales escuetos se rechazan con los predicados que expresan un límite natural (*Leyó informes en dos horas). Son admitidos, en cambio, por los que designan actividades que carecen de tal límite (Leyó informes durante dos horas). Por la misma razón, los predicados escuetos son característicos de las oraciones que expresan propiedades estables de los individuos, como en Colecciona monedas; Habla ruso; Compraba apartamentos. 



Los grupos nominales escuetos están restringidos también por la clase léxica del verbo con el que se construyen. Suelen mostrar mayor resistencia a admitirlos los predicados de estado que los de acción: Entraban trenes en la estación ~ *Estaban trenes en la estación. Los verbos de afección los rechazan sistemáticamente: *No le gustan animales; *Adora música clásica; *Me duelen muelas. 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: