Рекламный блок

El artículo determinado y las construcciones partitivas

Como se explicó en Usos deíctico, anafórico y endofórico del artículo determinado, uno de los esquemas prototípicos de la anáfora asociativa es aquel en que se expresa una relación meronímica, de modo que el grupo nominal de nido se refiere a una parte o un componente de la entidad designada por la expresión de anclaje con la que se vincula. Son dos las relaciones meronímicas aquí pertinentes: las construcciones partitivas, que se analizan en esta sección, y las que indican pertenencia.

Permiten las construcciones partitivas designar una entidad o un subconjunto de entidades (‘la parte’) extrayéndolas de un conjunto más amplio que las incluye (‘el todo’), como en tres de mis estudiantes, la mayoría de los cuadros, el diez por ciento de los edificios, alguno de ellos. El grupo nominal que expresa el todo (mis estudiantes en el primer ejemplo), llamado complemento partitivo o coda partitiva, aparece precedido de la preposición de y es siempre de nido, puesto que designa la totalidad de los seres que corresponden a un determinado dominio: la mayoría de {los ~ *unos} directores de cine. Esta última característica diferencia las construcciones partitivas de las pseudopartitivas, como una ristra de problemas o un montón de avisos. El grupo nominal que aparece en la coda de estas últimas no es de nido, ya que no se refiere propiamente a un conjunto de entidades. No se da, pues, en ellas, una relación propiamente partitiva, ni por tanto meronímica. 

Los grupos nominales superlativos, o superlativos relativos designan entidades a las que se les atribuye el grado máximo de una propiedad dentro de cierto grupo: el mejor estudiante del curso, la película más truculenta que jamás se haya filmado Constituyen un tipo particular de construcción partitiva. Así, en la oración Han premiado al estudiante más aplicado de la escuela, el complemento partitivo o coda es de la escuela, que proporciona el dominio en el que debe ser inscrito el estudiante, y constituye, por tanto, su ancla (Usos deíctico, anafórico y endofórico del artículo determinado). La coda es definida, como en las construcciones partitivas, cuando denota la clase de seres de la que se extraen ciertos ejemplares, como en la mejor novela de las que ha escrito últimamente. Puede ser, en cambio, indefinida cuando expresa el dominio en el que se circunscribe la entidad de la que se habla, como en el profesor más joven de {la ~ una ~ cierta} universidad americana. Cuando se omite el complemento partitivo, se interpreta por defecto algún dominio obtenido por inferencia discursiva: el actor más famoso (‘del país, del mundo, de la compañía cinematográfica’, etc.). 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: