Рекламный блок

Alternancia de formas en el artículo femenino

El femenino singular presenta dos variantes (o alomorfos): una, de distribución muy reducida, coincide fonológicamente con el masculino singular (el, un) y solo se usa ante sustantivos femeninos cuyo primer fonema es una /a/ tónica (en la escritura a- o ha-, lleven tilde o no): el agua, un alma , un área, el habla, un hacha, un hada; la otra es la variante no marcada, que se emplea en todos los demás contextos: la mesa, una casa. 

Las variantes femeninas el y un proceden de la fusión fonética de la vocal final de la antigua forma ela y el artículo una con la primera vocal de los sustantivos que comienzan por /a/ tónica (ela alma > el alma; ela hada > el hada; una águila > un águila). Estas formas van seguidas inmediatamente por el sustantivo, no por un adjetivo u otro elemento interpuesto. No se dice, por tanto, *el alta cima, *el alta sociedad ni *un agria respuesta, sino la alta cima, la alta sociedad, una agria respuesta. Es correcto, en cambio, el alta médica, porque en este caso alta es sustantivo. A su vez, la elipsis del núcleo nominal no da lugar a la aparición de la variante el en estos ca- sos: se dice, en efecto, El ansia de placeres es tan perjudicial como la de dinero, y no ... tan perjudicial como el de dinero. 

La regla de la alternancia entre las dos variantes del artículo femenino, descrita en el apartado anterior, está limitada por las siguientes excepciones: 

A. Palabras que nombran las letras del abecedario latino, posiblemente porque se sobrentiende el sustantivo letra: la a, la hache, una hache aspirada, una a velar. 

B. Nombres de persona y apellidos que designan mujeres, en los contextos en que pueden ir precedidos de artículo: la Ana de la que te hablé; No hay que olvidar que es una Álvarez. 

C. Nombres propios de empresas y compañías comerciales: la Alfa Romeo (el Alfa Romeo es un vehículo), así como siglas y acrónimos cuando el femenino es el género del sustantivo que constituye el núcleo del grupo nominal: la ALFAL (Asociación de Lingüística y Filología de la América Latina); la AFI (Agencia Federal de Investigación, México); la AM (banda radiofónica de amplitud modulada). 

D. Sustantivos comunes en cuanto al género que empiezan por /a/ tónica: diferencian el sexo del individuo designado mediante el artículo, sea determinado o indeterminado (el árabe, un ácrata; la árabe, una ácrata). Si el femenino tiene forma propia, el artículo es el (o un): el ama de casa. Sin embargo, en algunos femeninos de creación reciente, referentes a nombres de profesiones, domina la tendencia a emplear la (o una) en lugar de el (o un), que sería lo esperable. Es el caso de la árbitra, que se prefiere a el árbitra, quizá por influencia del antiguo uso la árbitro

Se producen vacilaciones entre las dos variantes en los siguientes casos: 

A. Con el artículo indeterminado (un alma ~ una alma), si bien en la actualidad se prefiere la variante un en la lengua formal. 

B. En los topónimos se suele optar por la variante el (o un) con los nombres de continentes (el África negra, un Asia islámica). El uso mayoritario se inclina por la (o una) en los de países, regiones y ciudades: La Haya, la Ática, una Austria diferente. No obstante, en los textos literarios aparecen testimonios de la alternancia: La Rusia, la Prusia, el Austria, la Inglaterra y la rancia atendían a esa cuestión (Mármol, Amalia); No puede pensar, sin inquietud y sin sobresalto, en la posibilidad de que resurja [...] una Austria poderosa (Mariátegui, Artículos). 

C. En los sustantivos derivados y compuestos donde la /a/ tónica originaria deja de serlo porque el acento se traslada, como sucede en alita, agüita, aguachirle, aguamiel, aguanieve, avemaría. En estos casos, no obstante, se recomiendan la alita, la agüita, etc. La variante con el ha influido en el cambio de género de aguacal, aguamanos, aguardiente, ya considerados masculinos por el DRAE. 

Sobre la incorrección que supone extender las formas masculinas a otros de terminantes y a los adjetivos, como en este hacha, aquel aula, el otro ave, véase El género de los sustantivos y la concordancia.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: