Рекламный блок

Características morfológicas y variación

Entre los adverbios definidos por su estructura morfológica forman un grupo característico los llamados adverbios adjetivales o cortos. Tienen la misma forma que la variante masculina de los adjetivos o participios correspondientes, pero, al igual que los demás adverbios, carecen de flexión de género y número. Son, pues, adverbios las palabras subrayadas en Las golondrinas vuelan bajo; Las mulas no caminaban recto; Estas espinacas saben raro. En cambio, son adjetivos que funcionan como complementos predicativos las voces marcadas en Las golondrinas vuelan bajas; Las mulas no caminaban rectas; Estas espinacas saben raras. A diferencia de los terminados en -mente, estos adverbios no modifican a los adjetivos ni a los participios: junto a alternancias como respirar {hondo ~ hondamente}, solo es posible el adverbio en -mente en otras como {hondamente ~ *hondo} afectado. 

Los adverbios adjetivales se documentan tanto en el español europeo como en el americano, pero en este último poseen más vitalidad: 

Una pena, porque cantaba bonito y en varios idiomas (Bryce Echenique, Martín Romaña); El danzón arrastraba suave los zapatos y las melenas rebotaban con el mambo (Fuentes, Región); —¿Y a ti qué te pasa? —dijo Andrés—. ¿Desde cuándo bebes fuerte? (Mastretta, Vida); Nunca había visto a papá así, conversando tan sabroso (Carrasquilla, Tiempos). 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: