Рекламный блок

Adverbios de la enunciación

Como se ha explicado, los adverbios de la enunciación son adverbios de manera que modifican a verbos de lengua tácitos. Se suelen dividir en dos grupos: los orientados hacia el hablante y los orientados hacia el oyente. Los del primer grupo, entre los que se encuentran sinceramente, francamente, honestamente, honradamente, se suelen emplear para expresar que la actitud del hablante hacia lo que dice carece de doblez o mala intención. Cabe añadir a este grupo locuciones como la verdad o a la verdad que (la última, sobre todo en el área antillana). Expresan que el contenido proposicional que se transmite es tenido por cierto por el que habla: 

Sinceramente, creo que el Ejército no tiene por qué ensuciarse las manos por el señor Bermúdez, mi General (Vargas Llosa, Conversación); Francamente, creí tener más raíces en este país (Galdós, Episodios); No puedo, honradamente, dejar de hablar con él (Torrente Ballester, Gozos); Yo, la verdad, me veo y me deseo para dar de comer a estos hijos (Fernán Gómez, Bicicletas); A la verdad que no entiendo (Piñera, Niñita). 

Cuando los adverbios periféricos no ocupan posiciones extraoracionales, como en Se empujaban, forzados por los que seguían llegando y todo era francamente desagradable (Sábato, Abaddón), se asimilan en parte a los adverbios de grado, sin perder totalmente su significado original (Características fundamentales. Su posición sintáctica). 

Los mismos adverbios pueden interpretarse como orientados hacia el oyente en las oraciones imperativas, y a veces también en las interrogativas. Así, la sinceridad a la que se hace referencia en Sinceramente, ¿no sabes de qué te hablo? (García Hortelano, Mary Tribune) no corresponde al que formula la pregunta, sino a su destinatario, puesto que es a este a quien se pide que sea sincero en su respuesta. De igual manera, los adverbios que hacen referencia a la claridad o a la brevedad del mensaje también están orientados hacia alguno de los interlocutores: el hablante en Es, en pocas palabras, lo que quería decirte; o el oyente en Sin ambigüedades: ¿eres partidario o no? 

 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: