Рекламный блок

Rasgos flexivos del adjetivo

Concuerda el adjetivo en género y número con el sustantivo sobre el que incide o del que se predica, independientemente de su función sintáctica: Sus ojos melancólicos y profundos se entrecerraban; Añoraba las tranquilas tardes soleadas sanjuaninas; La tarde estaba soleada; Comieron callados; Se sabía agraciada. Como no existe flexión propia del género neutro en español, la concordancia en neutro es indistinguible de la concordancia en masculino (Clases de género. Su presencia en los sustantivos): {Esto ~ Este} es necesario; Es preciso emplear protección solar; Era obvio que su ambición le servía de impulso (Mujica Lainez, Escarabajo)

La flexión del adjetivo se limita a reproducir los rasgos de género y número del sustantivo. Así, el plural del adjetivo altas en paredes altas constituye una marca de concordancia, mientras que el de altas y altos en altas médicas o altos en el camino tiene contenido semántico, puesto que se trata de sustantivos. En estos últimos casos el plural es, por tanto, informativo. Aun así, el plural condiciona en el primer caso la interpretación de ciertos adjetivos de acuerdo con el tipo de sustantivo (contable o no contable) del que se predican. Se oponen de esta manera abundante pelo (‘nutrido, copioso’) y abundantes lágrimas (‘muchas, numerosas’); un constante temor (‘un estado persistente’) y sus constantes rezongos (‘eventos reiterados’). 

Los adjetivos calificativos coordinados concuerdan necesariamente con el sustantivo: se dice dos novelas largas o dos novelas cortas, pero no *dos novelas larga y corta. No obstante, dos adjetivos de relación o dos ordinales en singular coordinados pueden aportar conjuntamente rasgos de plural, con los que el sustantivo concuerda, como en las políticas agraria y pesquera del gobierno, mis abuelas paterna y materna, los capítulos primero y segundo

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: