Рекламный блок

Alternancias relativas a la posición del adjetivo

Solo suelen admitir variación en el orden los adjetivos graduables (árboles frondosos~frondosos árboles), algunos adjetivos numerales (el cuarto capítulo~el capítulo cuarto) y varios que pueden adquirir sentido adverbial, como se vio en Adjetivos intersectivos y no intersectivos (el ganador seguro ~ el seguro ganador; un problema falso ~ un falso problema; un conflicto nuevo~un nuevo conflicto). La alternancia de posición puede ir acompañada de diferencias semánticas, y a menudo también de un cambio de categoría. 

Cambios en el significado del adjetivo. Los adjetivos de fuerte contenido descriptivo, sobre todo físico o material, se resisten a la anteposición (uñas postizas, obra apócrifa, saludo matutino). Aun así, se anteponen con facilidad algunos de los que admiten sentidos figurados, puesto que pueden interpretarse evaluativamente. Tal comportamiento está en la base de alternancias como las siguientes: 

nubarrones negros (‘oscuros’)~negros nubarrones (‘ominosos’); hombre grande (‘corpulento’) ~ gran hombre (‘de gran relevancia’); personaje alto (‘de elevada estatura’) ~ alto personaje (‘importante’); delincuente vulgar (‘grosero’) ~ vulgar delincuente (‘común’); país pobre (‘de escasos recursos’) ~ pobre país (‘desdichado’). 

Los adjetivos que poseen inherentemente sentido valorativo o afectivo se anteponen o posponen con igual naturalidad: espesos nubarrones~nubarrones espesos; un entrañable amigo ~ un amigo entrañable; un importante cargo ~ un cargo importante. Lo mismo sucede con los elativos: un inolvidable concierto ~ un concierto inolvidable. Se anteponen muchos adjetivos calificativos con forma participial, como en su atormentada existencia, la esperada reforma, nuestro recordado benefactor, pero no se anteponen los participios que se interpretan como derivados verbales (el dinero recibido ~ *el recibido dinero). 

Recategorización de los adjetivos relacionales (posnominales) como calificativos (prenominales). Este proceso depende en buena medida de la naturaleza del sustantivo modificado, como se pone de manifiesto en estos pares: 

una obra dramática ~ un dramático final; un acto político ~ una poco política respuesta; un poeta trágico ~ su trágico destino; una sanción económica ~ una muy económica solución. 

Constituyen un caso particular de este proceso de recategorización los adjetivos gentilicios que acompañan a ciertos nombres propios, puesto que pueden usarse como epítetos en posición antepuesta: la (muy) madrileña calle de Alcalá, la (muy) porteña avenida Corrientes. 

Alternancia entre la lectura restrictiva (en posición posnominal) y la de sentido adverbial (en la prenominal). Se da en muchos de los adjetivos llamados intersectivos (Adjetivos intersectivos y no intersectivos): 

un amigo viejo (‘anciano’) ~ un viejo amigo (‘que lo es desde hace tiempo’); una respuesta falsa (‘no ajustada a la verdad’) ~ una falsa respuesta (‘que lo es falsamente’); un negocio simple (‘no complejo’) ~ un simple negocio (‘que no es otra cosa, que lo es simplemente’); un testimonio verdadero (‘veraz, cierto’) ~ un verdadero testimonio (‘que lo es verdaderamente’). 

Alternancia entre adjetivos de interpretación calificativa (posición posnominal) y con valor de determinante o cuantificador (prenominal). Ilustran esta alternancia los pares siguientes: 

esperanza cierta (‘segura’) ~ cierta esperanza (‘alguna’); improperios semejantes (‘similares’) ~ semejantes improperios (‘tales’); expresiones dichas (‘proferidas’) ~ dichas expresiones (‘esas’); acepciones diferentes (‘no iguales’) ~ diferentes acepciones (‘varias’); familias numerosas (‘de muchos miembros’) ~ numerosas familias (‘muchas’); cuestiones determinadas (‘establecidas’) ~ determinadas cuestiones (‘algunas’). 

Valor irónico de algunos adjetivos antepuestos. Un grupo reducido de adjetivos, entre los que están bonito, bueno, lindo, menudo y valiente, se caracterizan por ocupar la posición prenominal en contextos exclamativos, en los que se asimilan a los adjetivos de grado extremo o elativos. En tales contextos, dichos adjetivos pueden adquirir un efecto irónico. Reciben, por tanto, un sentido marcadamente distinto, incluso opuesto, al que expresan literalmente: ¡En {bonito ~ lindo} lío te has metido!; ¡Menudo problema tenemos!; ¡Valiente amigo te has echado! Pueden adquirir efectos irónicos similares los adjetivos antepuestos bendito, dichoso o famoso, entre otros, en contextos no necesariamente exclamativos. Contrastan así tu dichoso programa de televisión (‘enfadoso, molesto’) y un día dichoso (‘feliz, placentero’). 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: