Рекламный блок

Adjetivos de relación y adjetivos calificativos

Muchos adjetivos pueden usarse como relacionales o como calificativos en contextos diferentes: 

cartelera teatral~gesto teatral; planta industrial~cantidades industriales; método cartesiano ~ claridad cartesiana; derechos humanos ~ gesto humano; tumbas faraónicas ~ gastos faraónicos; dioses olímpicos ~ olímpica indiferencia. 

El sentido primitivo es casi siempre el relacional. La interpretación calificativa es derivada y se obtiene de algún rasgo prototípico extraído del primer sentido: por ejemplo, ‘la monumentalidad’ en el caso de faraónico; ‘el efectismo’ en el de teatral; ‘la altanería o la altivez’ en el de olímpico, etc. 

Aunque con numerosas excepciones, ciertos afijos, como -oso, -uno, son característicos de la interpretación calificativa de los adjetivos, mientras que -al, -ar, -ero, - ́ico suelen preferir la relacional: 

Calificativo: acuoso (un medio acuoso), musculoso (brazos musculosos), sedoso (piel sedosa), caballuno (cara caballuna), arenoso (manzana arenosa), carnoso (labios carnosos)
Relacional: acuático (plantas acuáticas), muscular (dolor muscular), sedero (industria sedera), caballar (cría caballar), arenero (banco arenero), carnal (pariente carnal

De un mismo sustantivo pueden derivar varios adjetivos, que se agrupan en una de estas dos clases. Así, de tierra proceden los calificativos terroso y térreo, pero también los relacionales terrestre, terreno, terrero, terráqueo, terrícola y terrenal. Es posible asimismo que un adjetivo derivado admita ambos usos (alimenticio, educativo, humano) y que otro se especialice en el relacional (alimentario, educacional, humanitario). 

Muchos grupos nominales son ambiguos entre ambas interpretaciones: música popular, modificación legal, lenguaje poético, etc. Así, el adjetivo legal es relacional en modificación legal cuando esta expresión se interpreta como ‘modificación de la ley’, pero es calificativo cuando significa ‘modificación que está acorde con la ley’. El sufijo -idad suele recoger la interpretación calificativa: la legalidad de la modificación (El sufijo -dad y sus variantes), por lo que no es esperable que los sustantivos con él formados se deriven de adjetivos relacionales. 

Como se señaló en Adjetivos graduables y no graduables, los adjetivos relacionales no admiten cuantificación. Pueden, sin embargo, convertirse en calificativos, y en tal uso aceptan adverbios de grado (muy político, bastante diplomático), además del sufijo -ísimo (legalísimo). Pueden, además, anteponerse al sustantivo, con un sentido similar al que expresa el adverbio típicamente. Incluso se registran en este uso combinados con el verbo copulativo estar, que los adjetivos relacionales rechazan: 

Qué lisonjero os escucho!,/muy parabólico estáis (Calderón, Médico); Ese planteo me parece demasiado apocalíptico (Bucay, Recuentos); […]según la mexicanísima costumbre de comer queso antes de cenar (Fuentes, Cristóbal); Naturalmente este detalle refleja también su olímpico desprecio a la taquilla como fuente de prostitución (Boadella, Memorias). 

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: