Рекламный блок

Adjetivos apocopados

Delante de un sustantivo singular pierden la vocal final las formas masculinas bueno y malo (buen comienzo, mal pronóstico) y los numerales ordinales primero y tercero, a los que se asimila el adjetivo postrero: primer actor, tercer capítulo, postrer homenaje. El adjetivo grande se apocopa en gran ante sustantivos singulares de los dos géneros: un gran hombre~una gran mujer, incluso cuando se interpone otro adjetivo: un gran primer plano, el gran último acto de esta ópera. No se apocopa, sin embargo, en las construcciones superlativas, en las exclamativas con cuán ni en la coordinación con otro adjetivo: 

¡De cuán grande felizidad gozan! (Valdés, J., Comentario); Permitió que lo enterraran, pero no de cualquier modo, sino con los honores reservados al más grande benefactor de Macondo (García Márquez, Cien años); el grande pero abúlico rey Moctezuma (Fuentes, Naranjo). 

El adjetivo santo no sufre apócope cuando modifica a nombres comunes o se integra en locuciones nominales: todo el santo día, el Santo Padre, el Santo Oficio. En cambio, pierde su última sílaba ante nombre propio de persona que no empiece por to- o do-: san José, san Sebastián, san Pablo, santo Tomás, santo Domingo. Cabe pensar que en tales casos forma parte de un paradigma de fórmulas nominales apositivas átonas junto con don, fray o sor, por lo que ha sido puesta en duda su condición de adjetivo

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: