Categorías de la sección
Рекламный блок

Propiedades morfológicas de los prefijos

Mientras que cada sufijo suele adjuntarse siempre a bases de una misma clase de palabras o de otra próxima (por ejemplo, sustantivos y adjetivos), los prefijos admiten mayor variedad en este punto. Así, super- se combina con bases nominales, adjetivales y verbales (supermodelo, superinteresante, superpoblar). También lo hace su variante patrimonial sobre-, si bien es más frecuente con verbos (sobrecargar, sobrentender, sobresalir). 

Los prefijos no suelen alterar la categoría gramatical de la base cuando forman una palabra derivada, propiedad que comparten con los sufijos apreciativos (Características de los sufijos apreciativos): honesto [adjetivo] >deshonesto [adjetivo] . Mantienen la categoría adjetiva de la base inútil, subacuático y ultraelegante, entre otros muchos; la nominal, contraorden, neorromanticismo y entreplanta; la verbal, descoser, rehacer y sobrecargar, y la adverbial, anteayer y requetebién, igualmente entre otros muchos derivados. Esta es la razón fundamental por la que los prefijos no se suelen clasificar por las categorías gramaticales a las que dan lugar (a diferencia de los sufijos: derivación nominal, adjetival, etc.), sino por los significados que expresan (Significado de los prefijos). Se ha argumentado que cambian la categoría de su base ciertos prefijos, como anti-, pro-, pre-, pos(t)-, mono-, multi-, bi- o tri-, ya que combinados con algunos sustantivos dan lugar a derivados que pueden funcionar como modificadores de otro sustantivo, como en declaraciones proaborto (frente a declaraciones aborto), seguro multirriesgo (frente a seguro riesgo). Otro análisis posible de este tipo de construcciones consiste en suponer que el prefijo facilita el uso predicativo del nombre, más que el cambio de categoría. La ausencia de concordancia en declaraciones proaborto o productos multirriesgo, en lugar de productos multirriesgos, es propia de las construcciones apositivas, no de los adjetivos. 

Es menos discutible el cambio de categoría en otros casos, como en serpiente multicolor (plural, serpientes multicolores) o en monosílabo, bisílabo, polisílabo, formados sobre sílaba (con modificación, además, de las marcas flexivas de la base). Menos frecuente es que la prefijación altere la regularidad o irregularidad de una forma verbal, como sucede con el imperativo de la segunda persona de singular del verbo decir en las variedades tuteantes. En efecto, la forma di (El verbo haber y otros verbos de conjugación especial) no se mantiene en los verbos derivados mediante prefijación: predice (no *predí), desdice, contradice

La segmentación binaria de las voces que contienen prefijos y sufijos da lugar a menudo a las denominadas paradojas de segmentación o de encorchetado. Así, si se segmenta el adjetivo intra-muscular en la forma intramuscular, se deriva correctamente un adjetivo de otro mediante un proceso de prefijación, pero se pierde la relación semántica que debería establecerse entre el prefijo intra- y el sustantivo músculo. Tampoco es enteramente adecuada la segmentación intramuscular porque deriva un adjetivo de un sustantivo inexistente (*intramúsculo). A estas paradojas se han dado soluciones diversas (entre ellas la segmentación ternaria: intra-muscul-ar), en las que no se entrará aquí. Problemas similares caracterizan la estructura morfológica de los adjetivos antediluviano, submarino, ultramontano y otros muchos semejantes.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: