Categorías de la sección
Рекламный блок

Prefijos separables. Sus propiedades gramaticales

A pesar de que la separación gráfica de un segmento o su integración en la palabra responde, en principio, a convenciones ortográficas, en ciertos casos pone de manifiesto también sus propiedades gramaticales. Así, el prefijo locativo ex- de excarcelar o excavar se distingue del prefijo autónomo o separable homónimo, de significado temporal y cercano a la categoría de los adjetivos, que se reconoce en Ex militante, ex periodista, ex esposa, ex casi todo, pero con ganas de vivir, busca un marido y un hijo. Intenciones serias (Díaz, Ayer), y que puede incidir también sobre segmentos superiores a la palabra: El ex jugador de Estudiantes y del seleccionado nacional  [...] (Nación [Arg.] 29/6/1992). Así, en el último ejemplo no se dice que cierta persona haya dejado de ser jugador, sino que ha dejado de jugar en determinados equipos. Ello indica que el marco de incidencia del prefijo no es solo el nombre jugador sino el grupo nominal completo. Este prefijo separable se registra en los textos unido a su base (exministro), seguido de un guion (ex-ministro) o separado por un espacio blanco (ex ministro). Se recomienda la escritura exenta en estos casos, y muy especialmente cuando la base es pluriverbal: ex primer ministro, ex alto cargo, ex cabeza rapada, ex jefe de Estado

Los prefijos anti- y pro- pueden también incidir sobre bases univerbales (antiestatal, progubernamental) o pluriverbales (manifestaciones anti pena de muerte, comisión pro derechos humanos). El hecho de que anti- alterne con la preposición contra, y pro- lo haga con la locución preposicional a favor de se ha aducido como argumento para considerarlos preposiciones en estos usos. No parece que se integren, sin embargo, en esa clase de palabras, ya que no preceden a grupos nominales con artículo: manifestaciones {anti-OTAN ~ anti la OTAN}, y tampoco admiten grupos relativos, a diferencia de las preposiciones: La pena de muerte es el injusto castigo {*anti ~ contra} el cual nos posicionamos. Se prefiere mantener el guion cuando estos prefijos se añaden a siglas o a nombres propios, como en vacuna anti-VIH o en declaraciones pro- Arafat. También funciona como separable el prefijo sin en algunos de sus usos: los sin techo, los sin papeles. Se asimila en gran medida a los prefijos separables la negación que precede inmediatamente a los sustantivos y a los grupos nominales en expresiones no contrastivas: la no intervención, la no proliferación de armamento

Algunos usos de medio se asimilan gramaticalmente a los prefijos semi- o entre-: medio despierto, medio oscura, medio mentira, medio enamorarse. Su significado en tales casos es gradativo, como en medio poeta (‘poeta a medias’ más que ‘la mitad de (un) poeta’). A favor de su naturaleza prefijal puede señalarse que medio puede introducirse entre auxiliar y participio en los tiempos compuestos, convirtiéndose entonces en átono: Ella había medio dejado a Pedro Jordana y ahora salía con otro tipo (Guelbenzu, Río). Puede también aparecer entre el pronombre y el verbo en secuencias formadas con verbos pronominales, posición de la que se excluye cualquier unidad no morfológica: Se medio enamoró y ahora le está costando remontar (Periódico [Esp.] 12/9/2008). Pierde, en cambio, su carácter prefijal, y se comporta como adverbio de grado, cuando precede al pronombre en estas mismas secuencias (medio se enamoró). 

El prefijo cuasi- es productivo con los adjetivos relacionales (cuasimedieval, cuasipolicial, cuasifeudal); pero también ante algunos sustantivos: la cuasi unanimidad del jurado. A pesar de que en todos estos contextos, cuasi alterna con casi y expresa su mismo significado, predomina el uso de la primera forma como prefijo y de la segunda como adverbio. Aunque se documenta en el primer caso escrito con guion, como en La situación se cuasi-controla con multas (Democracia 3/4/2006), se recomienda la grafía unitaria en esos contextos: se cuasicontrola.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: