Categorías de la sección
Рекламный блок

Verbos vocálicos

Se denominan verbos vocálicos los que poseen raíces terminadas en vocal, como actu-ar, aire-ar, anunci-ar, averigu-ar, ca-er, cre-er, desvi-ar, inco-ar, le-er, o-ír y sonre-ír. Estos verbos pueden contener diptongos en todas sus formas, como anunciar o averiguar, o solo en algunas, como enviar o actuar. Los primeros se denominan verbos vocálicos de diptongo fijo o sistemático, y los segundos, verbos vocálicos de diptongo variable o de alternancia «diptongo – hiato». En toda la conjugación de los verbos de diptongo fijo, la raíz termina en una vocal que forma parte de un diptongo que no se deshace (anuncio, anunciamos, anuncien, etc.), por lo que se descartan formas como *anuncíen o *anuncías. Entre los numerosos verbos terminados en -iar, que se conjugan como anunciar figuran los siguientes: 

acariciar, agobiar, agraviar, aliviar, apropiar, asfixiar, bene ciar, calumniar, cambiar, contagiar, copiar, desperdiciar, despreciar, elogiar, ensuciar, envidiar, expropiar, incendiar, injuriar, limpiar, negociar, obsequiar, odiar, pifiar, plagiar, premiar, pronunciar, rabiar, renunciar, rumiar, saciar, sitiar, sustanciar, terciar, testimoniar, vanagloriarse, viciar, vilipendiar. 

Son escasos, en cambio, los terminados en -uar que siguen el modelo de averiguar, entre ellos aguar, apaciguar, atestiguar, menguar. Se dice, por tanto, apaciguas, no *apacigúas. 

Los verbos vocálicos de diptongo variable se dividen en varios grupos. El más numeroso es el de los verbos terminados en -iar y en -uar. En la pronunciación de la mayoría de los hablantes, los segmentos /i/ y /u/ forman parte en estos casos de un diptongo cuando no reciben el acento, como en des.via.ré.mos, ac.tua.ré.mos, pero aparecen en hiato cuando lo reciben en dicha vocal, como en des.ví.o, ac.tú.o. Sin embargo, se reconoce una diferencia geográfica en su silabeo. En México, en Centroamérica y en parte de las áreas caribeña y andina se prefieren generalmente las variantes con diptongo (des.viá.mos, ac.tuá.mos, ac.tuár), mientras que en las demás áreas hispanohablantes es más común el hiato (des.vi.á.mos, ac.tu.á.mos, ac.tu.ár). Pertenecen a este paradigma de verbos en -iar, que tienen como modelo el verbo enviar, los siguientes, entre otros: 

aliar, amnistiar, ampliar, arriar, ataviar, autografiar, averiar, cariar, chirriar, confiar, contrariar, criar, desafiar, descarriar, desvariar, desviar, enfriar, espiar, extasiar(se), extraviar, fiar, fotografiar, guiar, liar, malcriar, piar, porfiar, reenviar, resfriar, rociar, vaciar, variar. 

Entre los terminados en -uar, que se conjugan como actuar, figuran estos: 

acentuar, atenuar, conceptuar, consensuar, continuar, desvirtuar, devaluar, efectuar, evaluar, exceptuar, extenuar, habituar, individuar, insinuar, menstruar, perpetuar, puntuar, situar, usufructuar, valuar. 

Los verbos agriar, expatriar, paliar y repatriar oscilan entre el grupo de anunciar (con diptongo sistemático) y el de enviar (con diptongo variable en función del acento). Son, por tanto, igualmente correctas La fruta se agria y La fruta se agría. Una oscilación similar entre el diptongo sistemático (modelo averiguar) y el variable (modelo actuar) presentan los terminados en -cuar: adecuar, evacuar, licuar y oblicuar. Hoy se consideran formas correctas tanto adecuo y evacuo como adecúo y evacúo. 

Tienen diptongo no sistemático los verbos que terminan en -u.ír o -uir. Cuando sigue una consonante a la secuencia /ui/ átona, predomina el diptongo (cons.trui.ré.mos), pero es posible el hiato en las áreas lingüísticas que admiten este tipo de silabeo: cons.tru.i.ré.mos. El hiato es sistemático en el imperfecto (cons.tru.í.an), pero alterna con el diptongo, en función de las diferencias geográficas señaladas, en las demás formas en que el acento recae sobre la /i/: cons.truí, cons.truí.mos; cons.tru.í, cons.tru.í.mos. En el presente de indicativo y subjuntivo se produce la epéntesis de -i- (construyo, construya), pero en otras formas del paradigma se consonantiza la -i- de la VT (construyera, construyendo). 

El verbo oír y sus derivados dan lugar a alternancias de silabeo similares, como en oí.mos ~ o.í.mos, pero cuando la secuencia /oi/ va seguida por una vocal distinta de i, se obtiene una /g/ epentética (oigo, no *oyo), o bien una consonante palatal (oyes, no *oies). Admiten igualmente las dos pautas diferentes de silabeo los numerosos verbos regulares terminados en -ear, como ba.lan.ceár o ba.lan.ce.ár y los pocos en -oar (croar, incoar y loar). Son, en cambio, irregulares los grupos de verbos vocálicos siguientes: los terminados en -e.ér (creer, leer, poseer, proveer y sobreseer), cuyo tema de pretérito termina en -ey- en algunas formas (creyó, leyó, poseyó, sobreseyó); los que terminan en -o.ér: roer y corroer, que presentan tres variantes en la primera persona del singular del presente, sea de indicativo o de subjuntivo — la regular roo y roa y las irregulares roigo y roiga, royo y roya, infrecuentes actualmente—; así como los terminados en -a.ér (caer) y en -e.ír (reír, sonreír o freír). 

Se asimilan en parte a los dos grupos de verbos vocálicos los que contienen un diptongo en una posición no final de su raíz, como bailar, causar, aislar y aunar, en los que el diptongo aparece en la última sílaba de una raíz terminada en consonante: bail-ar, caus-ar, aisl-ar y aun-ar. Los dos primeros son verbos de diptongo sistemático (bailen, bailemos, causaba), mientras que los dos últimos son verbos de diptongo variable: a.ís.len, a.ú.nas; pero ais.lé.mos, au.na.ré.mos. El diptongo de este segundo grupo se mantiene cuando la raíz es átona, pero se deshace en las formas de raíz tónica del tema de presente, en las que el acento se manifiesta en la segunda vocal, la más cerrada de la secuencia. 

Al primero de estos dos grupos, que es el más numeroso, pertenece la mayor parte de los que contienen en su raíz un diptongo creciente: -ie- (adiestrar, agrietar, diezmar, inquietar), -ia- (afianzar, apiadar, entusiasmar, viajar), -ua- (aguantar, cuajar, disuadir, persuadir), -ue- (amueblar, deshuesar, frecuentar) y -io-. La mayor parte de ellos son derivados de sustantivos formados con el sufijo -ción o su variante -ión, si bien existen otras pautas (ambicionar, decepcionar, evolucionar, inspeccionar; apasionar, lesionar; endiosar, despiojar, maniobrar, violar). Los diptongos mencionados se mantienen en toda la conjugación. 

Los verbos vocálicos formados con diptongo decreciente pueden pertenecer a los dos paradigmas descritos. Así, entre los que contienen -au- en la raíz corresponden al grupo de diptongo sistemático el verbo aplaudir: por tanto, aplaudo, no *aplaúdo, así como un grupo nutrido de verbos de la primera conjugación que siguen el modelo de causar. Al de diptongo variable pertenecen aunar (v. T.C., n.o 14): a.ú.nan ~ au.na.rán, junto con aullar, aupar, embaular o maullar. También se distribuyen entre los dos grupos los verbos que contienen el diptongo -ei-, cuyo modelo es peinar, como aceitar, afeitar, deleitar, reinar, entre otros, y el diptongo -ai-, como bailar. Al grupo de diptongo variable corresponden descafeinar, que presenta contrastes como des.ca.fei.na.rán ~ des.ca.fe.í.nen, aislar, prohibir, rehusar o reunir. Los diptongos -ui- (arruinar, cuidar, descuidar y enjuiciar) y -iu- (enviudar y triunfar) no son crecientes ni decrecientes. Los verbos que los contienen en su raíz son de diptongo sistemático.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: