Categorías de la sección
Рекламный блок

Las variantes del voseo

Se llama voseo el uso del pronombre vos como forma de tratamiento dirigida a un solo interlocutor, así como el empleo de las varias desinencias que reflejan los rasgos gramaticales de este pronombre en la flexión verbal. Estas variantes flexivas proceden históricamente de las correspondientes a la 2.a persona del plural. El voseo desapareció casi por completo en el español europeo entre el siglo XVII y comienzos del XVIII, si bien persiste en el voseo reverencial que se dirige a muy altas autoridades en contextos sumamente formales (Vos sabéis, Señor, que...). En amplias regiones de América el voseo continúa siendo hoy un rasgo característico del español hablado para expresar trato de confianza. 

Para clasificar los tipos de voseo deben considerarse el uso del pronombre vos (voseo pronominal) y los morfemas de segunda persona del plural de la flexión verbal (voseo flexivo). Combinando estas dos informaciones, se obtienen las tres maneras en las que que el voseo se manifiesta. En la primera coinciden el voseo pronominal y el flexivo (vos tenéis, vos tenés, vos tenís). En la segunda solo presenta voseo la flexión verbal (tú tenés, tú tenís), mientras que en la tercera solo lo tiene el pronombre (vos tienes). 

El voseo flexivo se caracteriza por formas verbales específicas en el presente de indicativo y en el de subjuntivo, en el pretérito perfecto simple y en el imperativo. Algunos países cuentan con formas de voseo para el futuro de indicativo. En el presente de indicativo se usa la forma monoptongada (¿Qué pensás vos?), sobre todo en las regiones rioplatense y centroamericana, aunque también se registra en algunas zonas de Colombia y del Ecuador. En el área chilena existen desinencias específicas para el voseo flexivo en todos los tiempos, con la excepción del imperativo, a menudo con aspiración de la -s final o con reducción de esa consonante. Así, para el presente de subjuntivo se emplean las formas amí(s), temái(s), partái(s). Las dos últimas conservan el diptongo -ái-, pero en la primera -éi- se reduce a -i-, reducción que se produce también en el presente de indicativo de la 2.a conjugación: temís. En partís no se produce monoptongación porque la forma original no tenía diptongo. Las formas diptongadas del presente de indicativo, am-ái-(s) para la primera conjugación y tem-éi-(s) para la segunda, se usan en algunas áreas del español americano, sobre todo, en la caribeña y la andina, pero también en el voseo reverencial, que mantiene las mismas desinencias que en el español europeo se emplean hoy con vosotros. 

Se muestran a continuación las variantes morfológicas del tema de presente, agrupadas según la conjugación y en función de las alteraciones que presentan: 

Voseo verbal en los tiempos del tema de Presente

 

Con diptongo

Sin diptongo

Reducción de d

Presente de Indicativo

amái(s)

amás

 

teméi(s)

temés / temí(s)

 

 

partí(s) / partés (restringido)

 

Presente de Subjuntivo

améi(s)(restringido)

amés / amí(s)

 

temái(s)

temás

 

partái(s)

partás

 

Imperativo

 

 

amá

 

 

temé

 

 

partí

El uso del voseo en las formas de subjuntivo no está tan extendido como el correspondiente a las de indicativo, salvo en la Sierra andina y en la región meridional de Centroamérica, donde se emplea la forma diptongada sin -s (améi, temái, partái). Las formas de voseo monoptongadas (hablés, sepás, subás) se usan en las áreas voseantes centroamericana y rioplatense (en la última, sobre todo en los imperativos negados: No digás; No llamés; No me esperés), pero a veces se sustituyen por las formas de tuteo: Quiero que lo cantes. Los imperativos del paradigma voseante acentúan la vocal nal y pierden la terminación -d: bailá, comé, partí, decí, salí, vení. En el Uruguay, Chile y la Argentina se registran variantes tuteantes de los imperativos formadas con -e paragógica nal, que se recomienda evitar: ¡Vamos, sale, te digo! (Wolff, Álamos). 

En el pretérito perfecto simple del paradigma voseante se emplea la segunda persona del plural sin diptongar ( partistes), que suele ser reemplazada por la tuteante ( partiste). En el habla popular (y a veces en el registro conversacional) de la región andina de Venezuela y Colombia se elide la -s- interior, como en ama(s) tes > amates; temi(s)tes > temites; parti(s)tes > partites. Solo en Chile se registra el voseo en el imperfecto de indicativo y del subjuntivo — amabai(s), amarai(s) — y en el condicional: amaríai(s). En el futuro se mantiene el diptongo en unas variedades: amarei(s), y se pierde en otras: amarés. Aun así, en buena parte de las áreas voseantes se emplean las formas del tuteo.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: