Categorías de la sección
Рекламный блок

Distinciones fundamentales

En la morfología del verbo se distinguen dos elementos constitutivos: la raíz (también radical o base léxica), que expresa su significado, y un conjunto de morfemas flexivos que tienen dos funciones: establecer la concordancia de número y persona con el sujeto gramatical y expresar las nociones de ‘modo’, ‘tiempo’ y ‘aspecto’ que corresponden al evento. Así, la segunda persona del singular de mirabas en Mirabas por la ventana indica que la persona que realiza la acción es el destinatario del mensaje, y también que se trata de un único individuo; los rasgos de tiempo y aspecto ponen de manifiesto que la acción de mirar se realiza en el pasado y que se percibe como proceso en curso; y los de modo indicativo expresan que esa acción se enuncia, en lugar de presentarse subordinada a un entorno modal, irreal o virtual. El verbo es la única clase de palabras en español con flexión de tiempo, aspecto y modo. 

El conjunto de segmentos flexivos que el verbo manifiesta se llama desinencia. Esta se puede presentar de forma unitaria, como en mir-abas, donde mir- constituye la raíz, que no se altera en los verbos regulares en todo el paradigma (mir-é, mir-ó, mir-a, etc.), y -abas, la desinencia. No obstante, es más frecuente presentar esta desdoblada en tres segmentos, que aparecen contiguos a la raíz: mir-a-ba-s. El primero (-a-) es la vocal temática (en adelante, VT); el segundo (-ba-) aporta tiempo — entendido en el sentido amplio, que abarca la noción de aspecto: el tercero (-s) designa la persona y el número (PN), y se denomina también morfema de concordancia, o simplemente concordancia. La vocal temática es aportada por el infinitivo y permite determinar las tres conjugaciones que caracterizan la flexión verbal en español: la vocal -a- corresponde a la primera conjugación (amar); -e-, a la segunda (temer); e -i-, a la tercera (partir).

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: