Categorías de la sección
Рекламный блок

Los sufijos -ía, -ería, -erío, -ío

Del sufijo -ía, uno de los más activos para formar nombres de cualidad o condición (Los sufijos -ía, -ería, -ia, -ncia), se obtiene la interpretación de grupo, como en ciudadanía, cofradía, feligresía, jerarquía, marinería o policía. Tienen sentido colectivo pero no aluden a personas guardarropía, mercancía, repostería, así como varios de los formados con las bases compositivas -grafía y -logía: bibliografía, discografía, simbología, terminología. Existe, por otra parte, una tendencia general a interpretar los nombres de las disciplinas como agrupaciones de sus contenidos, lo que no se aplica únicamente a este sufijo. Así, poesía puede designar el conjunto de una obra poética, mitología el conjunto de los mitos y arquitectura el conjunto de los edificios. Se observa cierta tendencia a usar el nombre de la disciplina por el objeto que estudia, como en climatología por clima o geografía por territorio: Recorrió en poco tiempo toda la geografía española. No se aconseja esta extensión cuando pueda dar lugar a confusiones. Por otra parte, los nombres en -ía que expresan estatus o condición suelen ser compatibles con la interpretación de lugar. Así, concejalía alude al cargo de concejal y a la vez al lugar en que desarrolla su actividad. Lo mismo sucede con abadía, alcaldía, notaría o tesorería. 



Los nombres en -ería que designan conjuntos pueden ser no contables, como lencería o palabrería, pero predominan los contables: una mantelería, dos cristalerías, varias estanterías. Con frecuencia adquieren connotaciones irónicas, humorísticas o despectivas, sobre todo cuando se refieren a conjuntos de personas o animales (chavalería, frailería, muchachería), valor en el que alterna con formas en -erío (mocerío, mosquerío, piberío, pobrerío, pulguerío) o en -ío (monjío, mujerío). El uso del sufijo -erío con valor colectivo, a menudo festivo o jocoso, es especialmente frecuente en la lengua coloquial de muchos países americanos. 



Además de designar conjuntos, el sufijo -ería es especialmente productivo en la formación de nombres de tiendas o establecimientos comerciales: bollería, cevichería, hamburguesería, joyería, lechería, librería, panadería, relojería, zapatería. Es polémica la cuestión de si el vínculo que casi todos estos nombres establecen con los terminados en -ero / -era (Los sufijos -dero / -dera, -ero / -era, -torio / -toria, -ario / -aria) es lexicográfico o también morfológico. Si carbonería, carnicería y peletería proceden respectivamente de carbonero, carnicero y peletero, el sufijo que se aplica es -ía, pero si se derivan de carbón, carne y piel, el sufijo será -ería. La solución adoptada puede no ser uniforme, pues aunque en la conciencia lingüística de los hablantes suele pesar la relación entre -ero y -ería, existen derivados como cervecería o dulcería, asociados con cerveza y dulce, en lugar de con cervecero y dulcero.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: