Categorías de la sección
Рекламный блок

Los sufijos -ez, -eza, -icia, -icie, -ura, -or, -era

Es polémico entre los morfólogos si -ez y -eza deben interpretarse como variantes de un solo sufijo o como dos sufijos relacionados pero diferentes. Se elegirá aquí la segunda opción. Estos sufijos proceden de dos étimos latinos distintos. Ambos forman nombres de cualidad a partir de adjetivos, pero mientras que el primero sigue siendo productivo en la lengua actual, el segundo ha dejado de serlo. Tampoco son hoy productivas sus respectivas variantes cultas -icie e -icia. Prácticamente todos los derivados en que aparecen, como avaricia, justicia, calvicie, planicie, son latinismos. 



Se ha observado que -ez se adjunta preferentemente a bases adjetivas de más de dos sílabas, como en acidez, candidez, delgadez, rigidez, sencillez, timidez, mientras que -eza se conserva aplicado sobre todo a bases bisílabas, como en belleza, ranqueza, limpieza, rudeza, tristeza. La falta de productividad de este último hace que hoy se formen también neologismos en -ez a partir de adjetivos de dos sílabas (chochez, memez, rojez), y que muchos derivados antiguos en -eza hayan sido sustituidos por nombres con otros sufijos. No se usan hoy los sustantivos clareza, derecheza, estrecheza o medianeza, que han sido sustituidos por claridad, derechura, estreche y medianía. 



Muchos de los nuevos derivados en -ez se caracterizan por expresar cualidades negativas, tanto en voces del español general (idiotez, ordinariez, tozudez), como en otras restringidas a ciertas áreas del español americano (boludez, cojudez, patudez). Los derivados en -eza suelen expresar por igual cualidades positivas (franqueza, nobleza, pureza) y negativas (bajeza, torpeza, vileza). Se ha observado, por otra parte, que en uno y otro caso tienden a especializarse en alguna de las acepciones del adjetivo del que proceden, preferentemente las figuradas. Así, simple a tiende a elegir la acepción ‘bobo, necio’ de simple, mientras que simplicidad se forma sobre otra más general (‘sencillo, no complejo’). Del mismo modo, flaqueza se centra en ciertos sentidos figurados de flaco, mientras que flacura se asocia con el sentido puramente físico de este adjetivo (‘de pocas carnes’). 



Comparten los sustantivos en -eza la facilidad de los derivados en -ez para usarse como nombres contables en la interpretación de ‘dicho’ o ‘hecho’: 



Lo único que les gusta es la bronca y decir ordinarieces (Cela, Colmena); Tenía que vengarse de las bajezas en que lo habían complicado (Bioy Casares, Sueño); La dejaba indiferente que la llamaran hechicera, satanista, corruptora de corrompidos, alienada y otras vilezas (Vargas Llosa, Tía). 



Designan también los derivados en -ez otras cosas materiales de distinta naturaleza (vejeces, exquisiteces), así como etapas de la vida humana (niñez, madurez, vejez). 



El sufijo -ura forma un gran número de derivados de cualidad a partir de adjetivos (amargura, blancura, dulzura, frescura, hermosura). Se extiende ocasionalmente a los adverbios (lejos > lejura, usado en Colombia, Venezuela y algunos países andinos) y a los sustantivos (diablo>diablura). En cambio, como se señala en El sufijo -dura, los formados sobre base verbal expresan acción o efecto (soldadura, voladura). Los nombres de cualidad en -ura suelen denotar propiedades físicas relativas al tamaño (altura, anchura, flacura), el tacto (asperura, finura), la temperatura (calentura, frescura), la consistencia (blandura), el color (blancura, grisura), el sabor (dulzura, sabrosura), el aspecto (buenamozura, feúra, hermosura), así como a ciertos rasgos del carácter y el comportamiento (bravura, cordura). Varios de los derivados en -ura tuvieron en la lengua antigua un correlato con -or (altor, agror), el único sufijo que forma nombres de cualidad masculinos en español. Sin embargo, este sufijo no es productivo hoy y solo son de uso común dulzor, espesor, grosor, verdor y pocos más. 



El sufijo -era forma una serie reducida de nombres de cualidad que designan carencias y estados deficientes de las personas, generalmente físicas, pero a veces también anímicas: borrachera, ceguera, flojera, manquera, ronquera, sordera, tontera. Con la excepción de ceguera, sordera y ojera (que también significa ‘negligencia’), son poco comunes los usos traslaticios de estos sustantivos: La ceguera, la sordera y la tontería prescritas para aquel aprendizaje [...] (Martín Gaite, Usos); Estoy conforme, porque nadie cayó por una flojera mía (Benedetti, Primavera).

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: