Categorías de la sección
Рекламный блок

Los sufijos -dero / -dera, -ero / -era, -torio / -toria, -ario / -aria

El sufijo -dero / -dera permite formar nombres de agente (panadero, tejedera), de instrumento (colgadero, regadera) y de lugar (fregadero, tostadero), si bien ha ido decayendo a lo largo de la historia del español en todas sus interpretaciones. Los que expresan agente tienen base nominal, con la excepción de los que muestran la variante -ndero: barrer > barrendero; curar > curandera; guisar > guisandero.



Son numerosos los sustantivos en -dera, formados sobre bases verbales o nominales, que designan instrumentos, recipientes o utensilios. Entre ellos están abrazadera, alargadera, barredera, cargadera, ensaladera, espumadera, freidera (menos usado que freidora), heladera, mamadera, podadera, regadera, tapadera, vertedera. En cambio, son muy escasos los derivados en -dero, como colgadero o recogedero, ya que en la lengua antigua no fue -dero, sino -dor el masculino más frecuente de -dera. La forma -dero aparece, sin embargo, en un buen número de derivados de verbos que designan lugares: abrevadero, bebedero, comedero, matadero. Destacan entre ellos los que proceden de verbos de movimiento, como atracadero, bailadero, embarcadero, entradero o resbaladero



El sufijo -ero/-era posee, desde el punto de vista sincrónico, diversas variantes: -icero / -icera (carnicero; manicero, de maní, menos usado que manisero e igualmente correcto); -adero, -atero, -etero, y sus respectivos femeninos (aguadero o aguatero, cafetera, leñatero, panadero, peletero, viñatero). Como ocurre con otros sufijos, son normales las alternancias de diptongación en la base: portero, tendero, frente a hielero, huevero.



El sufijo -ero / -era da lugar a un gran número de nombres de oficios y ocupaciones. De hecho es, junto con -dor / -dora (El sufijo -dor / -dora y sus variantes), el más productivo en este tipo de formaciones. El sustantivo que aparece en la base denota lo que la persona vende (aceitunera, diarero o diariero, lechero), fabrica, prepara y, a menudo, también vende (abaniquero, canastera, cevichera), caza (alimañero, lobero), cuida, protege o vigila (alberquero, canchero, enfermera, portera), busca u ofrece (cauchero, pichinchera, trapera), emplea como herramienta o instrumento (bracero, croquera, gaitera, pistolero), o como vehículo (balsero, cochero). El sustantivo que constituye la base designa asimismo muy frecuentemente aquello que se tiene por afición, como en fandanguera, matero, milonguero, salsera. Este último grupo se va extendiendo en la lengua coloquial actual, en la que se han creado bloguero, chatero (‘aficionado al chat o a chatear’), fotero (‘aficionado a la fotografía’), futbolero, motero (también motequero o motoquero), roquero. La base nominal puede aludir también al lugar en el que alguien se halla (prisionero) o en el que desarrolla su actividad (aduanero, archivera, tendera), así como al tiempo en el que esta se lleva a cabo, como agostera, dominguero (generalmente despectivo), nochero. Se acuñan a veces varios términos (por lo general, usados en áreas lingüísticas no coincidentes) para ocupaciones similares, como ocurre con plomero (más usado en el español americano) y fontanero (más empleado en el español europeo). El sustantivo corresponde otras veces a varios oficios, como en el caso de bombero. 



Designan instrumentos o utensilios bolillero, candelero, minutero, rodillera, sombrero, tobillera y otros muchos nombres, entre ellos los que se aplican a barcos: carguero, petrolero, torpedero, velero. Bastante más numerosos son los que aluden a recipientes o contendedores de algo. Esos sustantivos muestran muy a menudo el género contrario al de su base nominal. Así, del femenino sal se deriva el masculino salero, mientras que el masculino pan da lugar al femenino panera. Se ajustan a este patrón botellero, cenicero, gallinero, huevera, jabonera, llavero, monedero, papelera, quesera, yogurtera, entre otros muchos. A veces alternan los dos géneros: azucarero ~ azucarera; billetero ~ billetera; sombrerero ~ sombrerera; zapatero ~ zapatera 



Con el sufijo -torio/-toria, variante culta de -dero/-dera, se crean nombres de lugar, casi todos a partir de verbos de la primera conjugación: ambulatorio, conservatorio, crematorio, laboratorio, observatorio, reformatorio, sanatorio, velatorio. En cambio, designan fundamentalmente personas los derivados mediante -ario / -aria, cultismo correspondiente a -ero / -era (dimisionario, intermediario, millonario), o su variante -atario / -ataria (o -tario / -taria si se considera la a como vocal temática): arrendatario, dignatario, fedatario, mandatario, signatario. Muchos de estos sustantivos —unos de base nominal y otros de base verbal— se aplican, como en latín, a los participantes en ciertas actuaciones de carácter jurídico. Pueden designar el agente (signatario) o bien la persona que tiene algo a su cargo (bibliotecario, empresaria), la que trabaja en cierto lugar (bancario) o está recluida en él (presidiario), la persona que dispone o disfruta de algo (accionaria, becario), o está a favor de algo (faccionario, partidario), entre otros significados. El sufijo -ario forma también nombres de lugar, muchas veces en relación con los de conjunto: acuario, campanario, delfinario, herbolario, planetario.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: