Categorías de la sección
Рекламный блок

Los sufijos -ario, -era, -ero, -al, -ar, -eda, -edo

La relación entre los conceptos de ‘lugar’ y ‘conjunto’ se extiende a los sufijos -ario y a -ero y -era (Los sufijos -dero / -dera, -ero / -era, -torio / -toria, -ario / -aria). Así, el sustantivo vecindario se aplica a un lugar, pero también a un conjunto de vecinos. Designan cosas materiales que se conciben como agrupaciones de otras aulario, cuestionario, diccionario, epistolario, glosario, ideario, mobiliario, temario, e igualmente cancionero, cristalera, fichero, perchero, refranero, romancero. Los sufijos -ero y -era forman además nombres de árboles o plantas: albaricoquero, cocotero, limonero, melocotonero, morera, tomatera, etc. 



También los nombres creados con los sufijos -ar y -al pueden designar conjuntos, como costillar, dineral, instrumental, historial, platal, y lugares: abrojal, basural, escorial, lodazal, pedregal – sobre bases sustantivas–, y fresquedal, humedal, secadal, secarral y sequedal –sobre bases adjetivas –. El sentido abundancial de estos sufijos los hace apropiados para formar nombres que aluden a terrenos plantados o sembrados: arrozal, cañaveral, lentejar, melonar, olivar, usos que comparten con -edo y -eda: alameda, arboleda, hayedo, robledo, rosaleda, etc. En algunos casos es el propio nombre del árbol el que se forma con el sufijo -al: moral, nogal, peral.

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: