Categorías de la sección
Рекламный блок

Consideraciones semánticas

Los grupos semánticos establecidos en el apartado anterior deben completarse con algunas precisiones: 

Ante todo, los paradigmas se extienden. Así, el de los nombres de cualidad puede dar cabida también a los de condición o estatus (ciudadanía) y a los de empleo o actividad (notariado, albañilería), entre otros. Del mismo modo, la clase de los nombres de acción se interpreta en sentido amplio, lo que permite extenderla, por ejemplo, a ciertos sustantivos derivados que poseen bases nominales. El marco general expuesto prevé tipos de derivados que lexicalizan determinados participantes en la noción designada por el verbo, como los de agente, el instrumento o el lugar, pero también pueden lexicalizarse otros como el paciente (guisar > guisado) o el destinatario (prestar > prestatario), lo que llevaría a ampliar el número de grupos. 

Por otra parte, los derivados pueden reinterpretarse y dar lugar a significados nuevos. Es muy conocida la relación entre las nociones de ‘acción’ y ‘efecto’, de la que luego se hablará, pero existen otras equiparables, como la reinterpretación de los nombres de cualidad para expresar dichos o hechos (una osadía, una indecencia, varias estupideces, alguna lindeza) e incluso cosas materiales (una rareza, las novedades del mes, una curiosidad), personas (la autoridad, una joven belleza) o eventos (otra oportunidad). 

Ocurre, además, que los límites entre los grupos semánticos se difuminan con frecuencia. En efecto, los nombres de lugar expresan frecuentemente grupo (entrar en la cacharrería ~ entre toda la cacharrería) y los de agente se interpretan a menudo como nombres de instrumento (un lector de novelas policícas ~ un lector óptico; un conductor de autobús ~ un conductor eléctrico). Incluso los dos grandes grupos de derivados nominales (nombres de acción y nombres de cualidad) entran a veces en contacto. El sufijo -ncia, por ejemplo, se une a verbos para formar nombres de acción y de efecto. Sin embargo, algunos de estos sustantivos, como elocuencia o inteligencia, ya no se asocian en el español de nuestros días al verbo primitivo, sino a un adjetivo formado con el sufijo -nte (elocuente, inteligente).

Materiales similares

Comentarios

avatar
  • Войдите: